Reseña: Ideas Negras, de André Franquín

??????????????????????????André Franquín es, sin duda, el gran maestro de la llamada “Escuela de Marcinelle”, el grupo de artistas que trabajaron para la revista Spirou durante su apogeo entre los años 50s y 60s. Una verdadera leyenda en el mundo del cómic europeo, Franquín ganó innumerables fans por su trabajo de campo como el artista del ridículo Gaston Lagaffe, como el autor de algunos de los mejores episodios de la serie Spirou y Fantasio, y como el creador de uno de los animales más extraños del mundo del noveno arte: el Marsupilami.

En 1948 y 1949 acompañó a Jijé y a Morris, en un viaje a través de USA y México, durante la cual siguió enviando páginas de Spirou a Europa. Franquín pronto encontró su propio estilo en sus historias para Spirou, y dio forma a la serie para las décadas venideras. Después, comenzó a hacer historias más largas, que empiezan con Il ya Sorcier ONU à Champignac en 1950, donde presentó una gran variedad de nuevos personajes secundarios a cada tira que elaboraba y también fue en esta época de esplendor donde inventó la ciudad de Champignac y sus habitantes, y también a ese animal de cola larga tan querido por todos.

Franquín era su peor crítico. Con el paso del tiempo, se sentía cada vez más alejado de IDEAS NEGRAS01 (280x133)Spirou hasta que lo dejó. Franquín sufría con frecuencia depresiones. Pero como todo momento en un creativo debe ser aprovechado, de este lado más oscuro surgió la serie de humor negro Ideas Negras. Comenzó a experimentar con chistes gráficos, como autógrafos divertidos y extraños monstruos en fondos llenos de oscuridad.

En 1977, Franquín colanzó el suplemento satírico Le Trombone Illustré con Yvan Delporte. Allí, creó su primera Ideas Negras. Tras la cancelación del suplemento, estos gags de humor extraño siguieron apareciendo en diferentes publicaciones de la época con gran éxito comercial, hasta que diferentes editoriales comenzaron a editarlas y reunirlas en un sólo ejemplar para su venta.

IDEAS NEGRAS02 (280x139)Elevado al olimpo de la bande dessinée, André Franquín supo analizar los aspectos menos favorecedores de la naturaleza humana a través de esta serie. Pocos temas escaparon a sus brillantes gags: conflictos bélicos, religión, mercantilismo, la tecnocracia…

Estas tiras cómicas destilaban un humor tan negro como la tinta que utilizaba para plasmar sobre el papel una obra más vigente que nunca, ahora recuperada a través de esta edición integral por parte de ECC Ediciones en un cómodo y ejemplar tomito.

André Franquín (1924-1997) fue uno de los autores de cómic más importantes de todos los tiempos. Hay que saber de él para entender el cómic europeo que tanta potencia y polémica desprende hoy en día. En 2001, una plancha original de El nido de los marsupilamis (Le Nid IDEAS NEGRAS03 (280x164)des marsupilamis, 1960) alcanzó los 164.700 euros en una subasta.

Obras como Spirou y Fantasio, Tomás ElGafe, e Isabel ya fueron publicadas hace tiempo en este país. Después de conocer Spirou y teniendo leídas estas Ideas Negras, Franquín siempre deja con ganas de más. Un saborcillo raro, un regusto e intriga imperecedera que hay que volver a saciar pronto. Esperemos que ECC se anime con más títulos de uno de los grandes del cómic francobelga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *