Reseña: La guerra interminable, de Joe Haldeman

9788435021234.jpg (174x280)Terminada la novela de Haldeman me queda un regusto agridulce en el cuerpo; por un lado, me ha fascinado la manera en que trata el concepto del tiempo, la relatividad de aquello cuanto vivimos, conocemos y amamos. Por otro, determinados fragmentos se me hacían pesados, sobre todo aquellos en los que pasaba largos párrafos describiendo los artilugios de los que hacen uso en los distintos futuros que va viviendo el protagonista.

No creo que le descubra a nadie que La guerra interminable es una novela de ciencia ficción, de hecho es un clásico y su autor, Joe Haldeman, un maestro del género. En esta novela entramos en harina casi desde la primera página: Con cada viaje espacial, donde para los soldados pasan segundos en el mundo real transcurren meses, e incluso años. Saben que, si sobreviven a la guerra y regresan a casa lo harán a un mundo que ya no conocen, en el que todos sus seres queridos han muerto y ya no queda nadie al que recordar.

Como punto de partida me resulta interesante, y de hecho fue lo que me empujó a leer este libro, aunque en la novela solo cobra interés a partir de la mitad de la historia y nunca con demasiada fuerza, siempre como algo muy en segunda línea. Eso me fastidiaba porque creo que es lo más fascinante del libro, mucho más que el despliegue imaginativo que hace de los distintos armamentos. El saber que será separado de la mujer a la que ama y probablemente nunca vuelva a verla porque si ambos tienen la suerte de sobrevivir puede que regresen a la Tierra con siglos de diferencia es una historia que podría haber dado mucho más de sí.

Otro detalle del libro que me ha maravillado son las explicaciones sobre las distintas fases que va sufriendo La Tierra. La forma drástica para “recortar” la natalidad, por ejemplo, me pareció genial y estuve riéndome un buen rato. No quiero desvelar demasiado así que no contaré más sobre el tema.

Haldeman hace uso de una increíble imaginación a la hora de desarrollar el universo en el que se mueven los personajes. En parte, esos son los aciertos. En parte, para alguien acostumbrado a una ciencia ficción mucho más light, también son esos los errores. Digamos que me quedo en el medio, en ese punto donde ni fu ni fa, me ha gustado pero no del todo… pero me quedo con el poder cautivador que tiene el trasfondo de la historia.

Cien por cien seguro cuando termines de leer el libro y lo cierres por última vez, te quedarás mirando a la nada y dándole vueltas a esa ínfima porción de tiempo que cada uno de nosotros pasamos sobre este mundo.

Y mientras tanto, la guerra continúa.

2 comments

  1. ¡Hola!
    Tengo ganas de leer esta novela desde hace tiempo. Tengo que reconocer que después de leer tu reseña le tengo más ganas, aunque tiene puntos que no te hayan convencido, los que te han convencido para mi son puntos fuertes. Y creo que es una novela que puedo disfrutar. A ver cuando tengo la oportunidad de leerlo, y espero disfrutarlo.
    Un beso

    • Juan José Castillo dice:

      Es de las que llamam y mucho. Victor lo acaba de hacer pero yo la leí hace años y me encanta este momento creativo de Haldeman.
      “Paz interminable” también está chula ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *