Reseña: Black Mass, de Dick Lehr y Gerard O´Neill

black_massMucho cuidadín con lo que se anuncia como Bestseller de The New York Times, pues no todas son obras de arte. «Bestseller», no deja de ser el más vendido, y el más vendido en un país donde muchos son los lectores, no siempre ese sinónimo de bueno. No obstante, cuando uno de esos títulos promocionados es bueno, es MUY BUENO.

¿Por ejemplo? Black Mass. Una novela publicada en USA en 2011 como Black Mass: The True Story of an Unholy Alliance Between the FBI and the Irish Mob, y escrita por Dick Lehr y Gerard O’Neill, que en cuanto se publica se convierte en un clásico de crímenes reales indispensable a leer.

Una reveladora verdad que narra un acuerdo de cooperación en el que dos mafiosos de Boston, a cambio de actuar como informantes para un agente del FBI y su supervisor, se les permite hacerse cargo de la mayor parte de la delincuencia organizada de Boston.

Dick Lehr y Gerard O´Neill son ex reporteros del Boston Globe. O’Neill ha ganado los premios Pulitzer, Hancock y Loeb. Lehr fue finalista del Pulitzer, y también ha ganado los premios Hancock y Loeb. En la actualidad es profesor de periodismo en la Universidad de Boston, donde es codirector de una clínica de investigación de informes.

Dos periodistas de Boston que parecen tenerlo todo perdonado para poder publicar libremente este material. Ya escribieron otro anterior, The Underboss (1989), el cual ya retrataba al agente del FBI, John J. Connolly Jr. como un buscador intrépido del sur, cuya capacidad para llevar adelante un Departamento de Escuchas, terminó por derrocar a la mafia italiana y terminó con la delincuencia callejera de los bajos fondos de Boston.

En Black Mass, la madera abierta del anterior árbol quemado se sigue rajando. Desconocido para los periodistas, Connolly y su jefe, Dick Morris, confiaban en la información sobre los italianos de James “Whitey” Bulger, un sureño, punk e irlandés con cierta inclinación por la violación y el robo; que también era hermano mayor de un político en auge como era William Bulger (que llegaría a convertirse en presidente del Senado de Massachusetts, y actualmente es presidente de la Universidad del Estado de Massachusetts, y mantiene que él no tiene ninguna participación en la vida criminal de su hermano).

En 1975, Connolly reclutó a Whitey y su compañero Steve Flammi. Connolly por entonces protegía a sus informantes de una acusación federal; a cambio Whitey salvó la vida de un agente encubierto del FBI que se había infiltrado en un camión secuestrado, entre otras muchas cosas. Durante las siguientes dos décadas, el FBI hizo muchos arrestos bien publicitados, mientras Whitey Bulger reinaba como jefe del crimen organizado de Boston. Hecho que duró hasta 1995, cuando escapó de un arresto y desde entonces sigue desaparecido…

En una sensacional investigación de corrupción que se hizo en 1999, el deshonrado Morris admitió estar aceptando sobornos de Whitey con la supuesta ayuda de Connolly. Complicidad de actividades delictivas que involucran estupefacientes, extorsión y asesinato…, por apuntar algo. Connolly, ahora en un grupo de presión que actualmente espera juicio, sigue reafirmando su inocencia.

Con tantas preguntas sin respuesta, Dick Lehr y Gerard O’Neill crean un novelón sensacional. Los autores ofrecen montones de evidencias de que (en el sur de Boston, al menos) políticos y mafia caminan agarraditos de la mano.

Stella Maris publica esta genial novela en un formato brillante. Ya que además de una trama fascinante aporta en sus páginas centrales un Material Gráfico con el que poner caras a presuntos y culpables. Un titulo que en breve se estrenará en cines protagonizado por Johny Depp, Kevin Bacon y Benedict Cumberbatch y Joel Edgerton entre otros. Menudo elenco. Menudo novelón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *