Reseña: Las horas del silencio, de Marta y Rafael Martín Masot

lashorasdelsilencioEn 1936, Damián Belmonte deja olvidado a propósito un reloj en la mesilla del dormitorio de Ana Gaitán y desaparece misteriosamente de un Madrid envuelto en plena Guerra Civil. El objeto ha de ayudar a la joven adolescente y al padre de esta a no pasar hambre ante lo que se avecina, aunque Ana no lo entiende así. Por este motivo, tres décadas después, el destino ha querido volver a unir a Damián y a Ana. Cierto día, mientras Damián Belmonte está leyendo uno de los pasajes de la Biblia que más le desconcertaban, una hermosa mujer interrumpe su lectura irrumpiendo en el despacho del ahora obispo, devolviéndole el reloj que durante tantos años ha guardado con recelo. La dama en cuestión, ahora conocida como la marquesa de Ganianza, no es otra que Ana Gaitán, quien viene pedirle un favor por todos los daños que el obispo le causó en el pasado a su padre y a ella misma, antes de que estallara la Guerra Civil española: seducir a  Teresa Valdeolivas, su cuñada. Aunque la idea pueda parecer descabellada para una persona que se debe a sus hábitos, ha de cumplir la propuesta de Ana Gaitán, pues siente que así se lo debe, que pagará sus deudas con ella al estar casada con un hombre a quien no ama y que jamás lo amará.

El objetivo de Ana, el que (aquel que el lector ha de descubrir por sí mismo), es motivo más que suficiente para el obispo, quien vuelve a reencontrarse con un pasado que creía olvidado…

Es el año 1917, en Barranca de las Paveras, Adela Galindo ha dado a luz a Paula Belmonte, una niña con una discapacidad en las piernas. Según las lenguas de las mujeres más ancianas de la localidad, esto se debe a un mal augurio que ha ocasionado la muerte de Gregorio Torres, alias El Aberruco, quien perdió la vida durante la siega del trigo, en el día de San Cipriano sin haber llegado a contraer jamás matrimonio pese a haber estado viviendo con dos mujeres.

Pero el pequeño Damián, de seis años y hermano de Paula, no entiende por qué el destino ha vuelto a cebarse con sus padres, unos pobres campesinos que luchan cada día por sobrevivir trabajando duro, pues ya se había llevado a su otro hermano cuando apenas tenía una semana de vida. Damián Belmonte, el niño que en un futuro se convertirá en obispo, no acepta que el Dios todopoderoso a quienes todos se encomiendan decidiese llevarse a su hermano años atrás y que, ahora, su hermana haya nacido con una malformación en las piernas. El pequeño no hace más que pensar en que Dios castiga más a los pobres que a los ricos…

Estas son las dos tramas principales de esta novela llamada Las horas del silencio, publicada este mismo año por Rocaeditorial.  Como el lector habrá podido apreciar, hay una serie de saltos en el tiempo. Para muchos este dato tal vez puede resultar confuso, si bien está perfectamente explicado por los autores, para que no pierda el hilo. Usted no tendrá que volver a ningún pasaje anterior para recordar algún dato de la narración, se lo garantizo. La obra mantiene un ritmo entretenido en cada capítulo y la historia va cobrando fuerza y credibilidad cuanto más se avanza en la misma.

Como casi con cada título de género histórico que publica la citada editorial, está perfectamente escrito, casi diría de manera visual, pues podemos imaginar poder ver cada escena en una pantalla de cine pasando por nuestras retinas. Las horas del silencio es una novela que sorprende casi en cada párrafo, donde pasan muchas, muchísimas cosas.

Por eso, estimado lector, no le revelo nada más, es mejor que usted las descubra por sí mismo. ¡Feliz lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *