Reseña: Fundadores, de James Wesley Rawles

FundadoresAutores ocultos entre la muchedumbre que merecen la pena. Argumentos chulos, amenos, ideales para aislarte de este mundo que solo habla de problemas, política y fútbol. Muy honrado de tener el privilegio de leer otra obra de James Wesley Rawles. Este ultimo libro publicado por La Factoría de Ideas, Fundadores, una novela de habla de la Llegada del Colapso, ese que debe llegar algún día y del que estamos cada vez más cerca. Soy un ávido fanático del tipo de escritura que hace este autor. Desde que hace unos años leyera su novela debut Patriotas, debo acreditar mi atención a todo lo que este hombre publica. Un autor dedicado, casi por completo, a informar, educar, no radicalizar y dar instrucciones sobre cómo prepararse para la inminente desintegración de un país. Y lo ha hecho todo con historias convincentes que capturan la imaginación.

James Wesley Rawles es el responsable del muy popular Survival Blog (http://www.survivalblog.com/), donde expone sus ideas sobre survivalismo y nos aconseja cómo prepararnos para hacer frente a cualquier desastre que nos depare el futuro. Dichas ideas también las podemos encontrar en su manual How to Survive the End of the World as We Know It: Tactics, Techniques, and Technologies for Uncertain Times. También es autor de Survivors: A Novel of the Coming Collapse, novela en la que retoma el escenario y algunos de los personajes de Patriotas. Una idea que gusta, que debe tener “presencia” en librerías, buenísima idea la de La Factoría de Ideas al publicar sus títulos.

En USA la crisis económica alcanza proporciones catastróficas, hasta el punto en el que el sistema se desmorona y la vida tal y como la conocemos deja de ser posible. No tardan en iniciarse los disturbios y los saqueos, que se traducen en millones de muertes a lo largo de toda la nación. La anarquía se apodera del país más poderoso del mundo, impera la ley del más fuerte y los ciudadanos de a pie se ven incapaces de sobrevivir en un escenario de desgobierno total.

Fundadores es un libro de ficción, pero puede que no lo sea por mucho tiempo si la economía mundial sigue por el camino actual. La fragilidad de nuestra sociedad resulta evidente, así como nuestra vulnerabilidad y dependencia de agentes externos que nos garanticen la supervivencia. Por eso, la posibilidad de que el mundo de comodidades y relativa seguridad del que disfrutamos se revele como un espejismo, resulta más aterradora que la mayoría de las novelas de horror que podamos leer. Cuando comencé con esta última novela de James Wesley Rawles, percibí cómo la idea de «El Grupo», y un retiro para la supervivencia a un lugar tan apartado como Idaho viene a ser una historia raruna ya en 2008, cuando nos presentaron a Ken y Terry Layton en Patriotas. Parecían al margen del Movimiento Survival. Pero, ¿eran visionarios, o simplemente extremistas? El tiempo ha demostrado que tanto el autor como sus personajes tienen algún tipo de clarividencia.

En Fundadores, ahora nos encontramos con los Laytons en medio de la Movida. También con su plan de llegar al refugio de Idaho. Lo que me encantó leer en este libro es como hábilmente Rawles teje momentos de «enseñanza». A través de Ken y Terry se nos presenta un sin número de consejos de supervivencia que debemos considerar y poner en práctica. Si las circunstancias se dan para tener que recorrer largas distancias a pie, usted haría bien en prestar atención a lo que incluye en su mochila, sus métodos de viaje y cómo evitar a los «refugiados» en el camino. Y la forma de llevar elementos que sirvan para el trueque para los duros meses de invierno no transitable.

Fiel a su estilo, Fundadores está lleno de personajes fascinantes. Sheila Randall, propietaria de una tienda de objetos de segunda mano durante la crisis. Maynard Hutchings, que abdica la soberanía de los Estados Unidos para convertirse en el jefe del gobierno provisional. Ben Fielding, un judío mesiánico y miembro de la Resistencia. El capitán Andy Laine, nuestro héroe de Supervivientes, que se compromete, junto con su esposa, Kaylee, a trabajar de incógnito para la Resistencia…

El elemento más chulo y empleado (magistralmente, como en toda la saga), es la imagen mental del Colapso que Rawles es capaz de transmitir a la mente del lector. Retrata vívidamente lo que la hiperinflación le ha hecho a los estantes de tiendas vacías. Me encanta. Historias geniales y apocalípticas, donde se trata muy mucho el tema humano. Y sin zombies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *