Reseña: Un Lun Dun, de China Miéville

Un Lun DunSe podría decir que China Miéville (1972) es un político, profesor británico pero por encima de todo, escritor de Fantasía y Ciencia Ficción. Miéville se reconoce influenciado por la ciencia ficción pulp de los años 20 donde los argumentos eran tan locos como extraños. De novelas pero también de series de televisión como de películas, donde a la mayoría de autores les daba por seguir ese camino de baldosas amarillas.

De escritores más recientes, Miéville destaca la influencia de M. John Harrison, Michael Moorcock, Thomas M. Disch y J.G. Ballard, a los que considera prácticamente sus ídolos; pero también son importantes para él H. P. Lovecraft, Mervyn Peake y Gene Wolfe. Además confiesa ser jugador de rol de Dungeons & Dragons y similares, que si sois lectores de este original autor, en especial lo sabréis por su novela La estación de la Calle Perdido.

Un Lun Dun comienza con dos niñas de doce años de edad, Zanna y Deeba, que han comenzado a notar varias cosas extrañas que suceden a su alrededor. Después de que Zanna y sus amigos sean atacados por una nube oscura, Zanna pasa las siguientes dos noches en casa de Deeba. Deeba se despierta en medio de la noche y observa como un paraguas roto se pasea por la habitación. Las chicas lo siguen hasta el sótano de un edificio, en el que se introducen por un agujero que delimita a Londres de Alondres (Un Lun Dun)…

Alondres es una versión de Londres a través del espejo. Una ciudad a la que van a parar todas las cosas sin sentido, habitada por varias criaturas y objetos animados que han sido desechados por los habitantes de Londres. Un niño llamado Hemi las salva de una pila itinerante de basura, pero más tarde huye despavorido al ver al sastre Obaday Fing, pues revela que el niño en realidad es un fantasma que estaba tratando de poseer de forma sobrenatural el cuerpo de alguna de las niñas. Fing parece ser un sabio del lugar, el cual hace otra confirmación que asusta a las niñas: Zanna es el “Shwazzy” una profetizada y elegida, destinada a salvar Alondres de Esmog, un temible y maloliente ser que azota con su contaminación…

Un Lun Dun es una genial novela que como lector disfrutarás, pero como seguidor de China Miéville te maravillará por tener constantes referencias a sus otros libros. Obviamente, en los agradecimientos Miéville menciona que el libro está influenciado por Lewis Carroll (Alicia en el País de las Maravillas), y en particular por Neverwhere, novela de Neil Gaiman. Cuando he recomendado este autor a lectores que buscaban algo nuevo, todos ellos han puesto a Miéville en sus estanterías como autor a seguir. Al que le mole encontrar un argumento sorpresivo, original y diferente, este es su autor ideal. Sus novelas están cargadas de premios, incluyendo los Arthur C. Clarke.

Oz Editorial publica este titulo indispensable para divertirse con un argumento que se sale de todas-todas de lo racional. Un Lun Dun es una historia joven, inteligente, exitosa, articular y fotogénica para tu mente. Ganó el Premio Locus al Mejor Libro de Fantasía Juvenil, aunque en mi opinión, este libro lo disfruta más el buen amante de la Fantasía en general.

Libros de China Miéville como El Rey Rata (1998), La estación de la calle Perdido (2001), La cicatriz (2002) o Kraken (http://cronicasliterarias.com/2014/03/19/resena-kraken-de-china-mieville/) son altamente recomendables. A esta lista podéis añadir, sin dudarlo, una joyita llamada Un Lun Dun.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *