Reseña: El Planeta de los Simios, de Daryl Gregory y Carlos Magno

elplanetadelossimiosMi amor por la franquicia de El Planeta de los Simios se remonta a más de treinta años atrás. Fueron tiempos en el que casi cualquier guión “de escape” prometía mucho, fantasía e imaginación gobernaba las mentes de los niños, nada era tan fácil como hoy en día que lo dan casi todo mascado.

Algunos de mis primeros recuerdos vienen de imágenes de la televisión, mi padre solía ver muchas películas de Ciencia Ficción, Terror y…, yo era un niño que si pasaba cerca, soltaba el balón de fútbol, avisaba a mis amigos de que no iba a bajar a la calle y picaba ese anzuelo llamado sofá+TV+película. Uno de esos anzuelos fue un final, un final histórico, spoiler total, Charlton Heston corriendo por una playa donde la Estatua de la Libertad estaba semienterrada… Obviamente, quedé con ganas de más. Por eso, me ha molado ver que con los años esta franquicia regresa.

¡Y de qué manera!

elplanetadelossimios00El Planeta de los Simios, mejor dicho, esta historia de Daryl Gregory con dibujos de Carlos Magno (pues este titulo de forma única englobaría mucho), se sitúa firmemente en la continuidad de la serie de películas originales. Podría decir que incluso tras la quinta película, Batalla por el Planeta de los Simios, incluida una secuencia de encuadre donde El Legislador (interpretado por John Huston) cuenta la historia de libertador simio César. Aunque establecida cientos de años después de la última película…, pero unos 1.200 años antes de los acontecimientos de la primera. One moment, ¿os estoy confundiendo? No, lo aclaro. Digamos que a diferencia de cualquier otra serie, aquí los guiones se conectan entre sí en un bucle en lugar de una línea recta.

Esta nueva serie comienza con el asesinato de El Legislador por una especie de ser vestido de ninja. En el mundo conocido, las cosas realmente iban progresando con sus más y sus menos. El escenario es un período de tiempo pseudo-industrial-revolucionario para el mono y una pequeña sociedad humana. En el elplanetadelossimios01centro de la historia, las protagonistas y mandatarias de las dos ciudades más importantes son dos “hijas” adoptadas de El Legislador asesinado. Sullivan es la líder del factor humano y Aalya es la figura y reina de la gran capital simia.

Darryl Gregory crea una magnífica trama con un guión intrincado de tensiones y paz vigilante que estallan con el asesinato del único nexo en común, el alma de una persona locuaz que representa (hasta su muerte) la paz entre dos pueblos que se odian. Aalya llora la muerte de El Legislador y decide abrir una guerra contra su hermana, mejor dicho, contra los pueblos al otro lado de los puentes. Para ello, libera de la prisión al gran líder de la antigua guerra, el temible Nix, un simio albino, el gran destructor de seres humanos…

Carlos Magno tiene un estilo que recuerda a Geof Darrrow. Destaca su habilidad para crear escenas ordenadas, muy fieles a la etapa original de las películas. Gran elplanetadelossimios02parte del paisaje, y los trajes de simios y humanos, claramente están inspirados en el primer film.  Hasta el final, no hay mucha acción en este primer tomo publicado por Aleta Ediciones que engloba los primeros cuatro números; no obstante, al final estallan los problemas y sabes que en el siguiente tomo va a molar de lo lindo.

Para el que no se ha puesto nunca con estas historias: lo más impresionante de La Larga Guerra (nombre de este tomo), es la construcción total de un mundo de forma rápida y creíble. Se percibe a leguas que Gregory tiene amor claro por el material de origen. Hay un montón de cositas en el guión y en el arte de Magno elplanetadelossimios03que se sincronizan bien con la serie de películas clásicas. Me atrevería a decir que cualquier fan que le mole un poquito la idea puede sentirse bastante a gusto al leer este tomo.

Sin más preámbulos, esperando con impaciencia el próximo número, sobre todo, por ver como empiezan a caer en el campo de batalla héroes y tiranos. Un cómic brillantemente concebido y ejecutado que da la sensación de ser el comienzo de algo realmente especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *