Reseña: El Ocultista, de Tim Seeley, Mike Richardson y Víctor Drujiniu

el-ocultista-vol-1Una de las últimas series de cómics perfiladas en Dark Horse como destacable es El Ocultista. Una obra publicada por primera vez en nuestro país por Aleta Ediciones, una editorial que es el mejor ejemplo de cómo superarse con títulos mes a mes; la cual demuestra fielmente con sus títulos publicados que el buen lector de cómics, siempre sentirá una adición encomiable al género aunque no haya superhéroes de por medio.

El Ocultista es finalmente una vuelta a aquellos alabados guiones que propuso Dark Horse Comics con aventuras sobrenaturales. Para ir arrojando un poco de luz de este universo, os contaré que el protagonista Rob Bailey es un estudiante universitario sencillo, una persona llana y amigable…, hasta que un día se encuentra con un antiguo libro mágico de hechizos llamado “La Espada”, un arma muy poderosa contra Muertos y Decrépitos. Bailey parece ser el elegido para “portar La Espada”, un alma pura y digna de ser conocido como El Ocultista; el cual jura proteger a vivos y muertos, de las fuerzas del mal.

Para las mentes conservadoras, un nuevo hechicero en los cómics, tiene que ser difícil de tratar o encariñarse pues a sus mentes siempre acudirán héroes más Occultist_05emblemáticos como Dr. Extraño, Dr. Fate o Constantine. Las comparaciones siempre están a la vuelta de la esquina. Para empezar, os pondré al tanto: todos estos héroes consagrados eran ya adultos, cuarentones, cuando entraron a formar parte de la hechicería. Este es uno de los puntos a favor de El Ocultista. La juventud y el uso de la magia insinuando que no tienen porque estar ligados el conocimiento mágico a la experiencia y senectud.

En este primer volumen de El Ocultista, que comprende los números originales del 1-3 y algunas historias independientes de The Occultist, verás llegar todos los golpes a la vez. Problemas y errores que van junto a un adolescente que partirá de cero con un grimorio mágico que parece tener un poder ilimitado. La Espada va a Occultist_03dar que hablar. Mola entrar nuevamente al universo mágico de Dark Horse y enfrentarse junto a Bailey a todo un ejército de demonios, seres de dimensiones oscuras y toda clase de amenazas sobrenaturales que amenazan la existencia del hombre en nuestro planeta. En realidad, los pasos que vamos viviendo con El Ocultista son ver como la vida adulta llama a la puerta de un crío: los problemas con su chica, su jodida vida laboral en un sitio lleno de libros mohosos, sus charlas con un curioso viejete (¿una referencia al señor Koreander de La Historia Interminable?), que tiende a olvidar la hora de pagarle el sueldo y otro hechos significativos para un chico que sólo desea seguir adelante.

Lo que es verdaderamente recomendable de esta obra es ir pasando página y ver como la vida de este chaval se va  complicando a pasos agigantados. La Espada habla y se muestra en el momento justo para salvarle la vida… La premisa de Tim Seeley se basa en una historia original del autor Mike Richardson. Tengo la sensación de que parece mejor desarrollada en cómic pues la esencia de la historia, sin duda, motiva a lo visual.

En los tres primeros números que abre el volumen veremos avanzar el nivel de aprendizaje del chico gracias a conversaciones que tiene con un mago muy poderoso. Hacen acto de presencia también todo un elenco de personajes como la detective Meléndez, o el grupo de magos cazarrecompensas que quieren cobrar la recompensa actual que se ofrece por La Espada. Los visitantes, o mejor dicho, las Occultist_04diferentes aberraciones que van llegando a la serie con cada sobresalto es, en mi opinión, lo mejor de lo mejor. Vampiros, súcubos, seres insurrectos o espíritus cuervo… Y por encima del argumento la idea de que si es Rob el que maneja el libro o La Espada hace con lo que quiere con él.

Cada vez más plausible esa sensación cuando lo lees.

El Ocultista es una lectura rápida, con momentos muy chulos en los que disfrutas como amante de lo sobrenatural. Un cómic en ocasiones salvaje y loco, al que gusta ver como sorprende cada vez que hace acto de presencia una nueva entidad del Mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *