Reseña: Don Coscarelli. Phantasmas, momias y otras bestias, de Gerardo Santos Bocero

DonCoscarelliResulta un tópico el hecho de que los comienzos siempre han sido difíciles para la mayoría de los autores en cualquier campo artístico. Y para Don Coscarelli no lo fue menos. Resulta que para conseguir el capital necesario y así poder filmar su primera película, tuvo que recurrir a la ayuda en la financiación de sus propios padres. Un dinero que en un principio iba a ser destinado para ayudarle a cursar sus estudios. Pese a todo, y aunque su debut no puede considerarse como un fracaso, no obtuvo toda la repercusión mediática que se esperaba de un joven director que ya despuntaba maneras en el mundo cinéfilo desde primeras instancias. No fue hasta su tercer film, titulado Phantasma, cuando el  californiano de origen libio logró encandilar a crítica y público por igual. Tal vez a la sombra de figuras de la época de la talla de Georges A. Romero, John Carpenter, Wes Craven, Tobe Hooper o David Cronenberg, entre otros, el señor Coscarelli tuvo unos inicios demasiado eclipsados para quien, posteriormente, es considerado un maestro dentro del cine fantástico de serie B como así lo acreditan sus logros personales que a continuación detallo:

- Ganador del Premio Especial del Jurado en el Festival de Avoriaz por Phantasma.

- Mejor Guión en los Premios Bram Stoker por Bubba Ho-Tep.

- Premio de Cine de Terror en el Festival de Cine de Hollywood, en el 2004.

- Inclusión en el Salón de la Fama de la revista Fangoria, también en el 2004 y en la Máquina del Tiempo, en el Festival de Sitges del 2012.

No todo fue un camino de rosas para nuestro aclamado director pues su debut cinematográfico, un drama familiar titulado Jim, the world’s greatest (1976), pasó sin pena ni gloria por los cines estadounidenses, y ni siquiera es posible hacerse con una copia del mismo al no estar disponible en formato doméstico. Su segunda película tuvo un poco más de repercusión y sí que se puede conseguir copias de la misma, eso sí, solo si usted reside en Estados Unidos o países cuyo código regional pertenezcan a la zona 1. Titulada Kenny & Company, esta comedia juvenil también vio la luz en 1976.

En 1979 llega su Phantasma, su magnum opus, una película de terror que cuenta con tres secuelas más. ¿Quién no recuerda al Hombre Alto, cuyo rol está perfectamente interpretado por el actor Angus Scrimm? Inolvidable, ¿verdad? Esta es de esa clase de películas que quieres ver cada año, de ese tipo de films que resisten el paso del tiempo a través de generaciones y que deberían enaltecer la cúspide de la gloria de quienes han tenido el privilegio de sentarse detrás de una silla de director. Por este motivo, Don Coscarelli es injustamente castigado y relegado a un segundo plano.

En la inmensa mayoría de sus trabajos, el director recurre a pocos personajes y en la que es considerada como su obra maestra no existe tal excepción. Eso sí, los apenas seis miembros que forman parte del elenco principal logran calar en tu estado anímico con escenas inolvidables que quedarán grabadas en tu retina de manera permanente.

Otras de las obras del director que son analizadas en este libro publicado por Tyrannosaurus Books son:

- El señor de las bestias (1982)

- Escuela de supervivencia (1988)

- Phantasma II. El regreso (1988)

- Phantasma. El pasaje del terror (1994)

- Bubba Ho-Tep  (2002)

- Esculturas humanas (2005). Episodio que da inicio a la serie Masters of Horrors y basado en un relato de Joe R. Landsdale.

- John muere al final (2012), basada en una novela de Jason Pargin.

Sí, los comienzos siempre fueron difíciles, pero al final se obtienen la recompensa y el reconocimiento al trabajo realizado a lo largo de los años. Y, aunque no estés en el escalón que te corresponde, nadie podrá negarte que el esfuerzo ha sido en vano. El sacrifico puede resultar doloroso, pero los frutos recogidos anulan ese dolor, llenándolo de un estado de euforia que no tiene precio.

Es todo por mi parte. Nada más, salvo felicitar a la editorial por esta apuesta, a Gerardo Santos Bocero, el autor de este libro por sus enormes conocimientos cinéfilos y a su prologuista, Francisco Miguel Collado Gabaldón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *