Reseña: 13 días, de Valentina Giambanco

13diasUna vez más, la Editorial Pàmies con su sello La Huella, vuelve a demostrar que en cuanto a suspense y policial, escoge los títulos con mano firme y buen gusto. He cerrado el libro con la sensación de haberme leído un novelón. Y encima, sabiendo que la misma editorial ha publicado hace nada el segundo libro de la autora, que recupera personajes de este primer libro.

Si me pidieran que resumiera 13 días con una palabra lo tendría claro: Este libro es un acierto.

Cuando comienza, 13 días nos presenta al detective Brown y a la recién llegada a Homicidios Madison, en la entrada a la escena de un terrible crimen: una familia ha sido asesinada, la mujer y los dos hijos han recibido un tiro en la cabeza y el hombre ha sido amordazado con un pañuelo impregnado de cloroformo hasta que le falló el corazón. Los cuatro aparecen tumbados en la misma cama, colocados por el asesino, con las manos atadas por delante y una cruz pintada con sangre sobre sus frentes. En la pared, grabado, un mensaje: 13 días.

Las pruebas, pocas pero bastante claras, indican que el asesino ha sido un hombre llamado John Cameron, temido a ambos lados de la ley por su fama de escurridizo, silencioso y mortal. Un hombre del que se sabe que mató a tres hombres un tiempo atrás pero que no dejó ninguna prueba que pudiera inculparle. Un hombre que fue secuestrado junto a dos de sus amigos cuando era un niño. John Cameron sobrevivió. David Quinn murió aunque su cuerpo nunca fue encontrado. El tercer niño creció para convertirse en James Sinclair… el hombre asesinado junto a su familia.

Con ese puzle en las manos comienza una verdadera carrera contrarreloj en la que nos encontraremos con unas cuantas piezas más que al principio parecen estar sueltas pero que pronto se descubrirán como parte del engranaje. Y es que la autora se descubre como una buena estratega, sabe dónde colocar los detalles, sabe utilizar ciertos aspectos que parecen aleatorios o de relleno haciéndote pensar que no son importantes para la trama pero resultando, todos ellos, de interés en un momento posterior. Lo que se denomina, comúnmente, no dar puntada sin hilo.

De hecho, si tuviera que destacar algún aspecto de la novela, el primero que vendría a mi cabeza sería esa capacidad para hacer que todas las piezas resulten parte del engranaje final, desde las claras y evidentes (como resultan la detective Madison y el escurridizo John Cameron), hasta las conceptuales (ese secuestro hace 25 años que planea por toda la novela como una de las claves) y los pequeños detalles (que prefiero no mencionar para que los lectores los descubran por sí mismos).

A continuación, el segundo aspecto que destacaría de la novela es la fuerza que tienen los personajes. Bien construidos, interesantes, con un bagaje que resulta constructivo para sus personalidades y para sus actuaciones presentes. Madison es una detective recién llegada a Homicidios, dispuesta, inteligente, intuitiva, y capaz de cruzar ciertas barreras si es necesario hacerlo con tal de resolver el crimen. John Cameron, por su parte, es ese tipo de personaje que acaba grabado en la mente de los lectores y espectadores; tiene un carisma especial, es malo, porque sabes en todo momento que tiene las manos manchadas de sangre, pero hay algo en él que le convierte en el tipo de antihéroe que tanto se ha ganado el clamor popular en los últimos años. El resto de personajes, aunque sean menos importantes para la trama, también tienen su fuerza. Desde Nathan Quinn, hermano de aquel niño que murió durante el secuestro 25 años atrás y ahora abogado de John Cameron, hasta el sargento Brown. E incluso Kamen, ese experto del FBI al que realmente nunca llegamos a conocer porque apenas mantiene cuatro conversaciones telefónicas con los protagonistas, pero que se desvela como una suerte de maestro más que interesante.

La trama, por su lado, oculta varios giros inesperados, varias sorpresas y una recta final, cuando los 13 días vayan llegando a su fin, en la que más os valdrá estar bien agarrados al sillón para que la tensión no se os lleve por delante. En definitiva, un libro sobresaliente que vale la pena y que, si os gustan los buenos thrillers, deberíais añadir a vuestra colección. Yo ya me he pedido para mi cumpleaños, dentro de un mes, la segunda parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *