Reseña: La Marcha Zombi, de Max Brooks y Raúlo Cáceres

lamarchazombiEs bueno ver que este subgénero no decae. Y mejor, encontrar buenas historias que intentan evolucionar las típicas tramas de ataques zombis con alguna idea original.

En la cultura pop es justo decir que los vampiros y los zombies siguen siendo los monstruos más populares del momento. Con Guerra Mundial Z, Max Brooks creó un apocalipsis zombie a cuyos fans emocionó. A modo de periodista internacional, se obtenían historias alrededor del globo donde de una forma u otra los zombis atacaban a los seres humanos pero… ¿por qué no a todos? En forma de novela mostró una idea nueva, una comprensión del monstruo diferente, por ello su libro se convirtió en un best-seller.

Ahora le da al cómic. Y parece haber encontrado en nuestro compatriota Raúlo Cáceres un compañero especial para hacerlo. La Marcha Zombi demuestra ser una novela gráfica interesante, mas y cuando te encuentras de sopetón en una guerra entre los dos monstruos más sedientos de sangre que ha habido nunca.

lamarchazombi_03Los ataques de zombies comenzaron como brotes aleatorios. Los seres humanos siendo aparentemente capaces de mantenerlos controlados. No parecía un peligro real que todo se fuera convirtiendo en “fuente de alimento”. Esto significó que los vampiros, se mantuvieron en segundo plano observando como su plato de comida cotidiano cambiaba por sí sólo. En parte, disfrutaron del espectáculo. Aunque con el paso del tiempo comenzaron a sentirse celosos de los zombis. No era justo, que ellos pudieran atacar sin tener que esconderse en las sombras…

…, así que los vampiros se rebelaron. Utilizaron el nuevo caos gobernante para tener un poco de diversión, a sabiendas de que sus ataques serían simplemente vistos como otro brote zombi. Pero a medida que las fuerzas de zombis crecían vigorosas, la población humana comenzó a disminuir, y eso era un problema para los vampiros a no muy largo plazo. La fuente de alimento se agotaba. Tenían que actuar antes de que el «status quo» que llevaban tantos años practicando por el bien de todos, se desmoronara.

lamarchazombi_04Lo interesante del enfoque del guión de Max Brooks es el camino recto que sigue la historia desde el primer momento. Te pone en el plato a tres especies de grupos sociales: los seres humanos viven sus vidas como pueden, resisten la enfermedad como han aguantado siempre: poco a poco y a regañadientes. Totalmente ajenos en un principio yacen los vampiros, casi arrogantes como siempre y conservadores ante los cambios repentinos, aunque eso suponga que están destruyendo lentamente a la población. Los zombis son los más simples, pero al ser tan constantes, se convierten en los más efectivos. Comienzan a creer en el control total y nada puede hacerlos caer.

Raúlo Cáceres (Córdoba, 1976) es un ilustrador, dibujante y autor de cómics español. Lo conocí ya en su primera obra Elizabeth Bathory, un tomo gamberro, sádico, gore y pornográfico de la princesa de la muerte y la sangra por excelencia. Su arte arrolla al lector, no perdona y en ocasiones llega a casos extremos mostrando lo aberrante que debe ser una ilustración donde se brinde por la iconografía de un ser de otro mundo. Es decir, trabajar en un guión zombi le venía al pelo.

lamarchazombi_02En La Marcha Zombi asistimos a la preocupación de dos chicas vampiro por la supervivencia de su especie durante el apocalipsis zombi. No solo los muertos se levantan de sus tumbas, hay más seres que devoran a sus presas, así que un poquito sí que debes preocuparte por el futuro, ¿no?

La Marcha Zombi te mete en situación desde la primera página, engancha, y su desarrollo es vertiginoso. No le pidan más a un género donde el horror y la acción son sus dos principales virtudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *