Reseña: Razones para correr, de José Enrique Campillo

razonesparacorrerHace pocos años, un amigo me dijo que correr era muy adictivo. Con toda sinceridad, jamás llegué a pensar que llevara razón. Cada vez que el tema salía a la palestra me repetía a mí mismo que no se podría llegar a “depender” de un deporte que causara tanta fatiga después de su práctica. Este fue mi primer error, no creer a mi amigo. El segundo fue no ponerme a ejercerlo al poco tiempo habida cuenta de su constante recomendación.

Hoy en día, con muchos kilómetros en mis piernas, puedo corroborar las sabias palabras de mi colega y clamarlo, megáfono en mano, a los cuatro vientos: ¡¡¡Correr es muy adictivo!!!

Este es el libro con el que más identificado me he sentido de todos los que he leído. Y os aseguro que han sido bastantes. En primer lugar, comencé a correr, como muchos, por el estrés que venía acarreando el estar sin trabajo en una crisis que duraba (dura) muchos años. No hacía mucho tiempo que había dejado de fumar, apenas había abandonado el hábito hacía un par de años escasos. Mi primer intento de carrera se prolongó hasta unos increíbles (en aquellos momentos así eran para mí) 16 minutos y con el corazón desbocado.

Algo parecido le sucedió al doctor José Enrique Campillo, el autor de este libro, quien debido a un importante susto relativo a su salud decidió colocarse las zapatillas y el pantalón corto y salir a la calle a practicar tan aconsejable deporte. En mi caso, y casi por puro azar, descubrí los beneficios que podía aportarme salir a correr, pues yo también venía padeciendo un problema de salud y me di cuenta las increíbles mejorías que obtenía cada vez que terminaba de practicar el deporte más viejo del mundo. Correr no solo eliminó el estrés que se había acumulado en mi organismo, sino que, además, me ayudó a sobreponerme de momentos duros y, sin darme cuenta, me había proporcionado muchísimo bienestar a mi cuerpo y, en consecuencia, a mi salud. Hay quienes siguen diciendo aquello de que “correr es de cobarde”, no saben cuán equivocados están. A veces, basta un problema de salud para darte cuenta de ello.

Lo mejor de todo es que no es necesario padecer ningún mal síntoma para salir a ejercerlo: no se imaginan la cantidad de enfermedades que previene la práctica de este deporte. Y, para sorpresa de muchos, no es necesario disponer de mucho tiempo libre para ponerse a ello, es suficiente con una media hora al día y a ritmo suave, al poco tiempo de empezar con las prácticas notarán los beneficios que aporta a nuestro organismo.

Imagino que en este libro cada uno podría relatar sus propias experiencias, a ese tipo de personas, precisamente, van dirigidas estas páginas publicadas por Ediciones B en mayo del presente, a corredores y a corredoras, pues cada vez son más las mujeres que vemos entrenar y participar en las carreras populares. En sus páginas encontraremos, además, la mejor manera de practicar este deporte para obtener una mayor salud, no solo mediante planes específicos de entrenamiento, la dieta y el descanso también forman una parte esencial en ello. No está destinado para que usted gane una de las tantas carreras populares o maratones en la que quiera participar, sería poco creíble, pues todos los que comprasen el libro no pueden quedar en el primer puesto, pero sí que le ayudara a mejorar tiempos con un plan sencillo y práctico, al alcance de cualquier persona, profesional o amateur.

Lo que sí hace este libro es insuflar vida a todos quienes lo leen. A mi el primero, correr me ayudó en mi problema de salud y leerlo ayudó a mejorarlo. Ya no hay excusas para no ajustarse la ropa y salir a correr un poco porque, ¡correr jamás fue tan divertido!

¡Y saludable!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *