Reseña: El murciélago, de Jo Nesbø

elmurcielagoSi hay un autor de novela negra que ahora mismo está en la cumbre ese es Jo Nesbø. Cada titulo un bestseller, cada novela, una indispensable a leer. ¿Películas de sus obras? Una de momento. Cosa que no entiendo porque sus obras son cien por cien adaptables al cine de acción y policíaco. Me hace gracia, porque físicamente el autor tiene un aire a Jason Statham, y este tipo es sin duda, digno actor afín a las historias que escribe el noruego.

Jo Nesbø (1960) es un escritor y músico noruego, líder y cantante del grupo musical de rock Di Derre. En 1997 publicó su primera novela negra Flaggermusmannen (El murciélago), que inaugura la serie del inspector Harry Hole y que fue galardonada con el Premio Riverton a la mejor novela negra noruega, y el premio Glassnøkkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos.

Hoy, gracias el sello Roja&Negra de Penguin Random House, podemos disfrutar nuevamente de esta su primera novela. Una segunda edición en poco tiempo. 25 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Tantas almas no pueden estar equivocadas.

El murciélago se centra en un policía noruego llamado, que es enviado a Sydney por la Dirección de la Policía Real de Noruega, para servir como agregado para la investigación de la policía australiana sobre el asesinato de una joven; una celebridad noruega, Inger Holter, que residía en Australia. Nada más llegar todo son contratiempos. Desde su llegada al aeropuerto empiezan las grandes diferencias. El clima, la temperatura, el medio ambiente, las culturas de Oslo y Sydney totalmente opuestas…

Harry conoce a Andrew Kensington, un aborigen australiano y detective de homicidios de la policía de Sydney. El que será su socio nominal en la investigación. Hole se informa bien y encuentra que el cuerpo de la señorita Holter fue hallado en las escarpaduras costeras de unos acantilados al norte de la ciudad. La policía cree que fue violada antes de su muerte. El cuerpo fue troceado severamente durante su caída por culpa de los acantilados, así que el ADN del asaltante parece haber desaparecido.

En principio, el novio de Inger, Evans Blanca, se plantea como sospechoso. Le informan que Evans viajó a Australia con su madre divorciada en la década de los 70s y finalmente, se convirtió en capo de la droga local de Nimbin. A través de su inserción en el mundo de las drogas, ya todo lo que llevó a cabo es digno de contar, de tener en cuenta para el departamento de policía. Harry y Andrew visitan también el hotel Albury en Oxford Street, el pub Sydney, donde Inger Holter trabajó como camarera. Una vez allí, Harry se encuentra con Birgitta Enquist, un sueco, poco profesional, que por lo visto tuvo una cita con la chica muerta. Birgitta es un tipo raro, extraño como él solo, que achaca sus errores y su alcoholismo a cuando causó un accidente en Oslo, donde murió su colega y dejó a un joven paralizado de por vida.

Otro para la lista.

Y así sucesivamente.

Hole se embarca en una investigación  en un elenco de personajes, todos y cada uno, joyitas de la sociedad actual. Un torneo de boxeo, el inspector jefe Larry Wadkins, un hombre entusiasta, pero arrogante, que lleva los registros de violación. Una pelea visceral. Otto Rechtnagel, un payaso homosexual que frecuentaba el Albury y conocía bien a Inger. Otro asociado, Sergei Lebie. Un pequeño alijo de jeringas utilizadas, la desaparición de Birgitta…

Todo un infierno de tramas que distraen al lector para llevarlo a un desenlace vertiginoso, y me atrevo a decir, altamente digno de los maestros del género. Una novela fresca, chula y adictiva. Después de varios libros, no lo dejo, soy un lector constante de Jo Nesbø.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *