Reseña: Soldado de fortuna. Las aventuras de Konrad Stark, de Alexiz Brito

soldadodefortunaHa sido una pena leer esta novela de aventuras en tan poco tiempo. Reconozco que me he precipitado en la lectura y debí de racionarme los capítulos para que su sabor, si cabe, hubiera sido más intenso. Por esta razón le aconsejo, estimado lector, que si tiene pensado iniciar esta novela, lo haga con calma y no cometa el mismo error que un servidor. Soldado de fortuna merece leerse como si de una antología se tratara, pues narra, en catorce capítulos, divididos en tres partes cada uno, las aventuras de Konrad Stark, un sajón amante del riesgo y de las mujeres. Un hombre pragmático acostumbrado a lidiar en las batallas más peligrosas y salir triunfante de las mismas.

Un hombre que no conoce el miedo y que prefiere ganarse la vida entre fraudes y saqueos antes que partirse la espalda trabajando para cualquier aprovechado de turno por un mísero sueldo y obligado a trabajar de sol a sol. Cansado de alistarse en el ejército, Konrad prefiere librar batallas por su propia cuenta y ganarse la vida con ello, aunque su fuerte temperamento le va a dar algún que otro quebradero de cabeza en más de una ocasión. Por suerte, o por desgracia para aquellos que son sus enemigos, al final de cada capítulo el sajón consigue consumar su venganza con quienes les ha perjudicado.

Todo esto tiene lugar en una Europa de principios del siglo XIX, entre 1804 y 1815, en un continente asediado por las tropas de Napoleón Bonaparte, el enemigo acérrimo de nuestro intrépido aventurero.

Alexis Brito Delgado ha creado un personaje que me ha recordado mucho a Miguel Strogoff, de Julio Verne y Gualterio Malatesta, de Arturo Pérez Reverte. Mezclen las heroicidades del primero con la mala uva del segundo y el resultado será Konrad Stark, aunque con más desparpajo, porque a Konrad no le hacen callar ni debajo del agua, razón por la que siempre se ve metido en más de una revuelta. Pero, en el fondo, el sajón es un conquistador, siempre acude en defensa de aquellas mujeres que se encuentran en peligro y consigue tener un breve idilio que logra acrecentar su reputación.

Además de las batallas y las mujeres, Konrad también es amante de las tabernas y, al finalizar el día, siempre encuentra un motivo para terminar en una noche de juergas entre alcohol y misteriosas damas que calienten su lecho.

Esta es la segunda novela que leo de este autor y me encanta su estilo narrativo. No son historias retorcidas, más bien siguen una senda “simple”, pero solo es lo que parece en un primer momento, en breve te das cuenta de que transmiten mucha fuerza, emociones y diálogos muy llevaderos. Para mí, este es el secreto de que la química funcione en el caso de Alexis. Se nota que lleva muchos años en esto y lo demuestra en cada párrafo: ameno, directo… sin tabúes.

Soldado de fortuna. Las aventuras de Konrad Stark engancha desde la primera página. Da pena llegar al final, siempre quieres enrolarte en otra viaje más y vivir otra de sus aventuras… pero lo bueno dura poco. Creo recordar que iba a ser una trilogía y me consta que muchos lectores han pedido la continuación. Desde hoy, me incluyo en la lista de fans del señor Stark. Espero tener noticias suyas muy pronto y contárselas a todos.

2 comments

  1. Mónica dice:

    La novela me encantó. La he leído varias veces y seguro que la leeré unas cuantas más. No sólo está muy bien escrita sino que, como bien dices, engancha. Konrad es un personaje carismático, aunque sea un sinvergüenza. Conforme avanza la historia a cada momento te preguntas con que saldrá en ese momento. La recomendaría tanto a los amantes de la novela de aventuras como a los que les guste la buena literatura sin importar géneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *