Reseña: A ciegas, de Josh Malerman

A ciegasA ciegas, de Josh Malerman cumple las expectativas… ¿Pero qué expectativas? Pues esas tan poco vistas: novelitas de trescientas páginas, de autor no conocido, que casi pasa desapercibida para muchos –Y LO MÁSS IMPORTANTE- del mejor género, de Terror del bueno.

«Entonces el Internet murió. La televisión y la radio se quedaron en silencio. Los teléfonos dejaron de sonar. Y no podíamos mirar fuera. Malorie plantea a los niños la única manera que se puede; a sus interiores. Aunque la casa está en silencio. Las puertas están cerradas, las cortinas están cerradas, los colchones se clavan en las ventanas. Ellos están ahí fuera. Ella podría dejarlos entrar. Los niños duermen en el dormitorio, quiero decir, en el hall… y pronto tendrá que despertarlos. Pronto tendrá que vendar sus ojos. Hoy tienen que salir de la casa. Hoy van a arriesgarlo todo…».

¿Cómo llegué a este libro? La típica recomendación de Stephen King. Lo siento sí, pero el maestro últimamente no se equivoca y le hago caso. Además, ya hace tiempo que los talones no van de por medio.

¿Por qué he leído este libro? Entiendo que ya saben que el género de Terror es mi género favorito. Y eso que a muchas editoriales casi les da miedo promulgar a los cuatro vientos que publican un gran titulo del género que ha pegado fuerte en su lugar natal. Sí, una pena, los grandes literatos aun lo desmerecen. Prefieren semiesconderlo entre otras definiciones en… ¡¡En pleno siglo XXI!!

Malorie vive en un mundo de oscuridad. Han pasado casi cinco años desde que el mundo se fuera a la mierda. Al principio, sólo había rumores e informes dispersos sobre gente que hace cosas inimaginables. Pronto, los informes aislados se hicieron más frecuentes, y la histeria se extendió a lo largo de la ciudad natal de Malorie. La gente no sabe lo que hace exactamente, la gente se mata de una manera horrible…, pero hay algo horrible que se está rumoreando. “Esa gente algo ve”. Fuera, ALGO VE. Para protegerse, porque en un mundo de rumores todos tienen miedo, muchos empiezan a poner mantas y revestimientos en puertas y ventanas. Y nadie se atreve a salir fuera. Aunque dicen que si sales y vas con los ojos tapados, nada te ocurre. Habrá que atreverse. En un mundo sin luz, no está bien vivir de rodillas, dice Malorie, una accidentalmente embarazada Malorie.

A ciegas es una novela de Terror, a partes iguales psicológica y sobrenatural. La primera novela de un músico cantautor llamado Josh Malerman, ataca con un puñal la naturaleza del miedo: el no ver, el no saber que hay justo a tu vera. La cosa invisible que se esconde tras la esquina que tienes que cruzar en breve. A ciegas basa todo su poder en la premisa continua de las pelis de miedo. ¡No mires! Pero, no te dice el valiente: ¿No es eso peor?

Me encanta la técnica narrativa de este libro. La forma en que se desarrolla la historia de Malorie. El libro comienza en un mundo en ruinas. Malorie guía a sus dos hijos de cuatro años de edad, en una última y desesperada resistencia cuando salen de la seguridad de su casa con los ojos vendados y llegan al río. Como Malorie guía a su familia en este angustioso viaje hacia lo desconocido, es quizás el mejor comienzo que he leído en mucho tiempo.

Una combinación de tristeza pero esperanza para un futuro. Una fuerza que sólo puede salirnos de dentro cuando lo hacemos por alguien, que se hace inconmensurable cuando se trata de nuestros hijos.

El personaje de Malorie está perfectamente y bellamente logrado. A veces, hay una extraña sensación de falta de clímax pero el resto de la historia renta al libro de una manera formidable. A ciegas, me gustó bastante. Ahora quiero ver que se cuenta nuevamente Josh Malerman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *