Reseña: La anciana que nunca jugó al tenis y otros relatos que sientan bien, de Zidrou y VVAA

la ancianaZidrou (1962), cuyo verdadero nombre es Benoît Drousie, es un escritor belga de cómics, nacido en Anderlecht. Fue profesor antes de convertirse en guionista. Sus años de enseñanza le inspirarían obras como Ducobu el Estudiante, su primer gran éxito. Afincado en España desde hace tiempo, Zidrou, comenzó a despuntar como guionista de la revista Spirou en los 90. Zidrou comenzó así carrera vertiginosa en el cómic adulto. ¿Su mejor labor? Hacer hincapié en dramas cotidianos en los que el realismo se alterna con lo fabuloso y la alegría de vivir forma una fuerte alianza con la tristeza. A lo largo de los últimos años ha trabajado con un amplio número de dibujantes, especialmente españoles. Hasta ahora sólo ha conseguido el Premio Juventud de Comics Festival Bélgica en 2004.

Pero al tiempo. La crítica caerá rendida a sus pies.

La anciana que nunca jugó al tenis y otros relatos que sientan bien es una recopilación de pequeñas historias del guionista Zidrou y varios dibujantes de la anciana04ambos lados del Pirineo. Historias de franceses y españoles que pretenden levantar los ánimos caídos, evocar a los espíritus errantes, sosegar las saltarinas inquietudes y prender un toque de ternura en los corazones de los lectores que se acerquen a ellas. «Sentir», bonito verbo, ¿verdad? Pues en aquí, en todo su esplendor.

Norma Editorial es la encargada de traernos este chulísimo tomo con el que pasar un buen rato de sonrisas e historias duras, pero realistas, que tocan lo más profundo de nuestro ser. Quince historias tan breves como hermosas. Una selección que no sería tan indispensable sino fuera por los dibujantes que colaboran en la misma, y comparten titulos como son Pedro J. Colombo, Jordi Lafebre, Sergio Córdoba, Homs, Simon Hureau o Jordi Sempere.

la anciana02Geniales autores del cómic actual.

Como el propio subtitulo del cómic indica, son guiones que pretenden hacernos sentir bien después de haberlas leído. No es que sean todas las tramas historias edulcoradas y llenas de amor y felicidad, en algunas también el drama pondera, pero tienen ese toque original y dulce que tenía en su día el film Amelie… No obstante, los guiones de Zidrou funcionan como relatos literarios, es decir, tienen varias lecturas, perspectivas que pueden afectar al lector de forma diferente.

Coltrane y Sopa de zanahorias, el primer y último relato del tomo están conectados y narran las vivencias de una familia a través de tres generaciones, representadas por el abuelo, el padre y el hijo. Brillante. Me recordó a aquella gran película italiana de los 60s que hacía lo mismo. En cambio, la historia de La la anciana03anciana que nunca jugó al tenis tiene un final que pone los vellos de punta.

Otras historias tienen un tono más humorístico. Un buen ejemplo es Pollos asados, las peripecias de una familia con poco ojo para los negocios. Una chulada. Temas variados: la relación entre un nieto ex presidiario, su abuelo, y su amor por la música; la primera noche de unos desconocidos, los deseos, los sueños de cuatro amigos…

Quince historias que tocan el alma. Bellos relatos que alaban esa suave melancolía azul que tanto persigue al ser humano en las diferentes etapas de su vida.

2 comments

  1. Leida hace apenas 3 días. Uno de los mejores comics que he leido en los ultimos 20 años me atrevería a decir. Sonrisas, lagrimas, tristeza, alegría, ternura y un sinfín mas de sensaciones que producirá a cualquiera que se acerque a esta obra.

    Un belleza de libro. Indispensable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *