Reseña: Hasta el último mar, de Vasili Yan

hasta el ultimo marVasili Yan (1874-1954)  fue un escritor ruso de renombre. Nacido en una familia de maestros, su padre procedía de una familia de sacerdotes. En 1897, Yan se graduó en la Facultad de y Historia y Filologia de San Petersburgo. Vasili Grigoryevich Yantchevetski (Vasili Yan), fue periodista, corresponsal en la I Guerra Mundial, profesor, orientalista experto, viajero y escritor. Autor de una veintena de novelas históricas, destaca entre su producción literaria el ciclo de tres obras que dedicó al imperio e invasiones mongolas: Gengis-Kan (1939), sobre el surgimiento del poder militar mongol y su embestida contra el imperio joresmio; Batú (1942), que se ocupa de la ascensión de Batú, el kan que capitaneará la expansión de los mongoles hacia Europa (números 19 y 22 de la colección Valdemar/Histórica); y Hasta el último mar (1955), que se ocupa de la creación del kanato conocido como «La Horda de Oro» y su conquista de los territorios rusos y ucranianos.

Hasta el último mar es la última novedad de Valdemar Histórica de este gran maestro ruso. El cierre de una trilogía que continua las aventuras del militar Batú, nieto de Gengis-Kan, al que se confía la tarea de afianzar el poder mongol en el noroeste del imperio (el territorio que siglos después se convertiría en la Unión Soviética). Y, sin embargo, el suspense y la intriga son elementos fundamentales en Hasta el último mar.

Es tal la dimensión del fresco histórico plasmado por Vasili Yan, tan numerosos los individuos a cuyos destinos personales nos vemos incitados a atender. Tantos los escenarios, las campañas, las intrigas, las tribus y los reinos cuyo futuro entra en suerte, que los cuatro grandes rasgos que siempre hemos sabido de las invasiones mongolas, en poco, son visualizados por nuestros ojos inmersos en los acontecimientos.

Hasta el último mar gusta porque es una novela histórica, realista y marcadamente épica. Los acontecimientos de la trama, responden a lo ocurrido en este choque entre la Estepa y Occidente. Los materiales que utiliza Yan en esta trilogía son el equivalente ruso a los romances o cantares de gesta de occidente. Uno de cuyos temas principales es la lucha de los pueblos rusos contra los tártaros y nómadas de la estepa. Guerreros legendarios oponen una resistencia homérica al destructivo avance mongol. Pero se hace inevitable un final glorioso, un desenlace que retumbó en los confines de los tiempos, cuando la Horda de Oro mongola invade Rusia, destruye Kiev y avanza hacia Budapest.

La alarma reinando en la lejana y libre Nóvgorod, los arroyos alegres y melodiosos de la ciudad escarlata, la silenciosa Yulduz-Hatún, junto con su fiel esclava china Yi Lia-he, ¡No entregaremos Kiev, lucharemos junto a nuestros hijos y mujeres! El rey de los paganos tártaros y el denominado traidor romano, la idea de llegar y conquistar la seductora Roma, el comienzo de la discordia a las puertas de Trieste, una gran conspiración de principes mongoles y grandes jefes militares para con Batú-Khan. El sugerente Abderramán y la Adivinadora…

Hasta el último mar es el esperado cierre de la trilogía de Gengis Kan. Para quién se lo esté preguntando: sí, es un volumen que narra una historia completa, puede leerse independientemente del resto. Aun así, lo ideal es hacerse con la obra al completo, la obra más famosa de este autor, escritor de novela histórica pero poco conocido en Occidente debido a que la mayor parte de su carrera literaria se desarrolló durante la era soviética.

Se ve a simple vista que Yan sentía una gran fascinación por la historia del pueblo mongol. Dicen que le llegaba muy al fondo de su alma la idea de contemplar las espléndidas ruinas de un mundo antiguo, arrasado siete siglos atrás por una imparable horda de jinetes.

Un trabajo de investigación y documentación magnánimo. Yan dedicó gran parte de su vida a esta joya de novela histórica que por fin podemos tener/leer/poseer en nuestra biblioteca gracias a Editorial Valdemar. Gengis-Kan (1939), Batú (1941) y Hasta el última mar (1954); obras indispensables. En mi humilde opinión, lo mejor que se ha escrito nunca sobre el pueblo mongol. Era, que el cine tiene tan desaprovechada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *