Reseña: Estación 16, de Hermann e Yves

estacion_16Hermann Huppe es una leyenda del cómic europeo. Después de haber sido responsable de series como Comanche, Jeremías y Bernard Prince, entre otras, en los últimos años se ha asociado con su hijo Yves; y a pesar de que Hermann tiene algo más de 75 años, el maestro no parece tener intención de disfrutar de su pensión, y tener que abandonar la pluma.

Estación 16 es una de sus obras más recientes. Una trama siniestra, donde el terror va acompañado del mejor suspense, en el mismo lugar alterado por las inmensas heladas que disfrutáramos en el genial film La Cosa, de John Carpenter.

La desolada isla rusa de Nova Zembla, famosa actualmente por ser un lugar abandonado, lugar desolado por culpa de las pruebas de bombas atómicas y por tener el cráter aún, de la bomba de hidrógeno más grande conocida por el hombre.

estacion_162My friends, la pregunta es obligatoria y para todos: ¿quién sabe qué clases de sucesos o efectos están produciendo esos átomos podridos en el aire? ¿Esos restos que aún permanecen concentrados y que se alinean con el continuo espacio-tiempo local?

Los hechos de Estación 16 suceden en 1997, con el soldado novato Gregori destinado en este puesto de avanzada de mala muerte. Él y sus compañeros reciben una extraña señal de otro puesto de avanzada que debería haber sido abandonado allá por los años 60. Comienza así un enredado misterio que implica en primer lugar realizar una avanzadilla de reconocimiento al lugar maldito, darse de bruces con el horror, el apocalipsis ártico, viajes en el tiempo, y soldados zombis de ojos huecos en lo que parece ser un sitio para…

estacion_163Y hasta ahí puedo contar.

Estación 16 es un álbum de tapa dura bellamente diseñado por ECC Ediciones para el lector español. Todo un libro ilustrado con una gran historia, una zona crepuscular para el buen amante de clásicos del terror con argumento que recuerda a La Cosa (como ya os he dicho), La niebla, de Stephen King, o incluso le veo semejanzas con el guión de El proyecto de la bruja de Blair. La tensión es igual de buena, es la misma, te mantiene con los ojos abiertos páginas tras página.

ECC se estrenó con este titulazo en el corte de la BD francesa. No cogió una obra cualquiera para hacerlo, sino la última publicada de uno de los autores más renombrados del panorama franco-belga, el veterano dibujante Hermann. estacion_164Acompañado de un guionista que apunta alto como es su hijo Yves. Obviamente, lo hicieron bien, Hermann es un valor seguro. Pero ahora queda mantenerse. Que este sea un paso para que las editoriales sigan apoyando al cómic europeo para que nosotros, los del otro lado, podamos deleitarnos con grandes historias que se publican en el Viejo Mundo.

Historias como Estación 16, la cual estoy encantado de haber leído/vivido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *