Reseña: La paloma, de Patrick Süskind

la-palomaHace mucho tiempo que leí El Perfume del genial escritor alemán Patrick Süskind, así que cuando encontré esta pequeña novela del mismo, ni dudé en comprarla. No es mi afición a hacerme con libros de un mismo autor lo que me llevó a echar mano a este ejemplar, si no la atrayente sinopsis que me gritaba con fuerza “cógeme”. Y es que este pequeño cuento largo narra el éxtasis de la locura más profunda y primitiva, cuando un hombre que ha pasado por incontables penurias en su vida y que actualmente lleva una vida digna y monótonamente pacífica y apacible, se levanta un día por la mañana y encuentra una paloma en su cuarto de baño.

En este relato no será la presencia de la paloma la que nos saque de nuestras casillas y nos ponga nerviosos, sino la forma del protagonista de tratar la situación. Desesperadamente buscará otro asilo, y seremos partícipes de la locura y las acciones incongruentes que el miedo de nuestro personaje le lleva a hacer.

Una historia situada en el Paris de 1987 con breves descripciones, pero las justas para adentrarte en el paisaje y el modo de vida. Süskind se centra más –como verán aquellos que lean o hayan leído El Perfume– en la psicología de los personajes. En esta, nuestro protagonista Jonathan, tiene más de cincuenta años a sus espaldas y lleva una vida tranquila hasta que la paloma hace acto de presencia, y ese pequeño cambio es el que convierte a una persona ya maniática de por sí, en un completo desquiciado, una mente perturbada propia del final de un relato de Lovecraft. Eso es lo que hace de esta historia algo tan personal del estilo del autor y que puede ser leído como crítica a la humanidad por su facilidad para acomodarse y la dificultad para adaptarse que llega a recordar a la idea de La Metamorfosis de Kafka.

El estilo dice mucho de Süskind, al que se comprende sabiendo un poco de su vida, y realmente poco es lo que se puede conocer, pues es una persona bastante retraída que no concede ningún tipo de entrevista a nadie, sus salidas ante el público son nulas hasta el punto de haber rechazado varios premios. Parece por lo tanto, que la psicología del autor se ve reflejada en los protagonistas de sus novelas.

Algo que me ha parecido curioso y digno de mención es el parecido que encontré al principio leyendo la sinopsis, pero no entre sus páginas. El primer autor que me vino a la cabeza al leer que un hombre se desquiciaba por la presencia de una paloma en su casa, fue Carlos Sisí y su no tan conocida novela corta Edén Interrumpido que trata sobre un hombre que no puede dormir por los ladridos del perro del vecino. La diferencia es que en ese caso el perro cobra mucho protagonismo, siendo algo realista.

En La Paloma, no es el animal el protagonista, si no la imagen del mismo, la idea de su presencia en el altar de Jonathan que él creía incorruptible y es violado con violencia por la rata alada a base de plumas heces y enfermedad.

Es un libro corto que gustará a todo aquel que haya sabido disfrutar de El Perfume y de los libros con un enfoque más psicológico de los personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *