Reseña: La entrega, de Dennis Lehane

laentregaPocos novelistas han hecho tanto por mejorar los guiones adaptados al habla de Hollywood como el gran maestro de los sonidos vocales de Boston, Dennis Lehane.

Quiero creer que su nombre ya es para vosotros bastante conocido. Dennis Lehane, es ese escritor estadounidense que convierte en film todo lo que escribe. Maestro de grandes obras de género negro como Mystic River, Adiós pequeña adiós (libro con el que me inicié y al que le debo una buena parte de mi afán por escribir novela negra…) y Shutter Island, aquella obra que parecía desvariar en un principio, para luego convertirse en una tremendísima historia con un portentoso final.

He leído todo lo publicado en español de este hombre. Es magnífico. Vivir de noche, fue mi última lectura y recomendación (obviamente, se está rodando o compraron los derechos hace poco, todo por un tal Ben Affleck). Los espacios de la ciudad de Lehanne le han servido de inspiración para los ambientes populares urbanos de sus novelas. De ascendencia irlandesa, las historias de este autor retratan la vida de grupos inmigrantes o marginados en Boston, a la vez que constituyen un retrato de la cultura irlandesa, resaltando el peso de la religión católica en sus personajes. ¿Sus detectives más famosos? Los investigadores Patrick Kenzie & Angela Gennaro. Jovencitos pero no tontos.

¿Su última obra? La entrega. Publicada en una edición muy llevadera por Salamandra Black. El titulo casi salió antes en cines que en librerías. Pero siempre, siempre, hay que agradecer su publicación, las fuentes originales es aquel lugar donde reposa el agua clara. La esencia de toda buena historia. En este caso, personajes soberbios, inmiscuidos en una enredadera de males humanos a la orden del día.

El sueño de California está más allá de las actividades cotidianas mundanas del protagonista de La entrega, Bob Saginowski, un camarero que vive solo en la misma casa en la que creció y se vierte en cerveza mientras vive sin darse cuenta de que está siendo introducido en un siniestro plan para mover el dinero de los mafiosos locales. Su primo y jefe Marv, desmiente todas estas actividades siniestras. No obstante, este viejo fantoche fue en un pasado obligado a ceder su propiedad a gángsteres locales chechenos. Un atraco a las puertas, un desenlace con balas sobre sus cabezas, amigos, familias y enemigos utilizando “lavados” de  para ganancias del narcotráfico, el comercio, la prostitución… Nadie está fuera. «Todos creían que estaba fuera, pero aún estaba dentro…», como ya dijera aquel gracioso personaje de Los Soprano haciendo referencia a El Padrino.

La entrega está plagada de erupciones prototípicas de violencia y crueldad ocasional que aplastan con su brusquedad adictiva para el lector. Como sinvergüenzas van personajes como Eric. Sin embargo, gente como Mickey Spillane son la excepción. A pesar de los fundamentos de Dorchester, del lenguaje empleado en el libro por Lehane, no se hace para nada difícil entender las cadencias en los diálogos de Marv (el actor James Gandolfini en el film), con su primo y ahijado Bob.

Dennis Lehane también fue guionista de la famosa serie The Wire a la que en breve daré una oportunidad. Todo apunta a muy alto en esta serie. Tiene lo principal. Tiene a Lehane. El maestro del género negro que convierte en film todo lo que toca. Lo bueno que es joven y tiene grandes obras por escribir. Lo malo.

No hay nada malo. Punto. Porque lo vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *