Reseña: La sangre de los King, de Jim Thompson

la_sangre_de_los_kingSigue siendo Jim Thompson, a pesar de los años, un escritor al que todos aclaman por su estilo directo, real, actual, dañino como sólo lo es el ser humano. Es bastante irónico que ninguna de las veintinueve novelas de Jim Thompson fuera impresa en USA cuando murió allá por 1977, a la edad de 71 años. Para nuestro bien muchas fueron traducidas con los años. El mundo de Jim Thompson es escéptico y está poblado de perdedores, aprovechados, sociópatas y psicópatas. Pero los asesinos, ¡ay, los asesinos! Como los describe, como los maneja, como los pone en situación, como de real se puede hacer un personaje de la mano de este escritor.

Thompson escribió grandes obras como Noche salvaje, Libertad condicional, Los timadores (excelentemente adaptada al cine por Stephen Frears), La huida (también adaptada al cine por el genial director Sam Peckinpah), El asesino dentro de mí, Ciudad violenta, Una chica de buen ver, Los transgresores, Tierra sucia, La sangre de los King, Texas, Al sur del Paraíso, Una mujer endemoniada, Los alcohólicos, El criminal, Libertad condicional, Un cuchillo en la mirada, y para mí su obra cumbre: 1280 Almas.

Ahora RBA Editorial recupera otra de sus novelas indispensables.

La sangre de los King. Una historia protagonizada por Ike King, un despiadado ser, conocido por el enorme rastro de sangre y violencia que deja a su paso. En Oklahoma, la palabra de Ike King es la ley. Critch, es el único de sus tres hijos que ha crecido lejos de él pero cuya afición por la sangre y poder es tan violenta como la de su padre, o más. El goloso Critch se apresura a regresar a casa para reclamar su parte de la herencia. Allí lo esperan, sin embargo, sus hermanos Boz y Arlie, feroces rancheros que no están dispuestos a compartir nada… Asesinatos, estafas y situaciones violentas como no has leído nunca. Cierto sadomasoquismo se apodera del drama y te lleva a desembocar en un final como pocos desenlaces hay. Apoteósico e imprevisible triunfo de la maldad.

Jim Thompson sabía que estaba destinado para el éxito, por eso, antes de morir le dijo a su esposa que protegiera sus manuscritos y derechos de autor, para poder disfrutar de su fama póstuma. Estaba en lo cierto, tres décadas después de su muerte ha inspirado a cineastas como Sam Peckinpah, Stephen Frears, Bertrand Tavernier, y Quentin Tarantino. Y cientos de escritores famosos le alaban una y otra vez como el mismísimo Stephen King, que confiesa haberse inspirado en “la identidad” de muchos de sus malvados personajes.

En la década de los 50s, Thompson escribió cerca de 20 novelas, sin mucho intento de pulirlas. Una de ellas fue La sangre de los King. Sin embargo, le quedó una novela super entretenida (porque el Mal entretiene de lo lindo, queridos friends) que rompe moldes. Historia no muy larga que no pienso destripar, con la que vas a alucinar en ciertos capítulos…

El gran mérito de las novelas de Jim Thompson es que son completamente reales. De las que piensas, salvando las distancias, esto podría estar pasando ahora mismo. O “este tipo existe”. Las mejores historias de Jim Thompson están situadas en la América profunda, ambiente que me encanta. El propio Thompson era un admirador del novelista ruso Fyodor Dostoevsky. Decía que sus personajes también eran borrachos, estafadores, perdedores y psicópatas. Gente con nada seguro en el mundo. Insisto: gente real. Y ahora, gente del sur.

Habré leído hasta ahora unas diez novelas de Thompson. Y no puede ser posible un nivel de calidad tan alto, ¿no? ¿Un superdotado? ¿Uno de los elegidos? ¿La mejor inspiración para todo lector/escritor digno de usar el modo directo?

Qué bueno es, diablos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *