Reseña: La marca de la luna, de Amelia Noguera

lamarcadelalunaQuerido lector:

Voy a desnudarme, literariamente hablando. Voy a hablar de mis preferencias sobre un género que suelo leer bastante a menudo: el histórico.
Me gustan este tipo de lecturas, en particular si se tratan de historias del medievo. Pero también soy consciente de que, en ocasiones, me adentro en terrenos pantanosos leyendo alguna novela que está basada en hechos más o menos recientes. No me gusta hacerlo, no por la historia en sí, La marca de la luna es genial, sino más que nada porque no me gusta entrar en partidos o movimientos políticos: que si republicanos, que si monárquicos, que si izquierda, que si derecha, que si pitos y que si flautas. No me interesa la inclinación o el favoritismo de la gente, ya sea del pasado, del presente o del futuro. Soy conscientes de que son hechos históricos y que, como tales, han de ser narrados, aún así, me da miedo entrar en el tema. Ya declaré no hace mucho tiempo en otra reseña cuyo título omitiré, que no me gustaba formar parte de algo que podría generar polémica para algunos y alabanzas por parte de otros. Al igual que ocurre en todas las redes sociales en las que tengo creada una cuenta, no entraré en detalles de ámbito político. No van conmigo y no espero que lo entienda. Simplemente es cuestión de respeto. Dicho todo esto, y al margen de tan intrincado asunto, me ceñiré a la historia de esta novela titulada, como dije,  La marca de la luna. Pero antes, y hablando de respeto, permítame pedir disculpas públicamente a Rocaeditorial y, en especial, a la autora de esta obra, Amelia Noguera, por omitir todo lo referente a la política en esta novela.

Aclarado este asunto, espero que por última vez, diré que el pasado mes mi lectura elegida de este género fue Los caminos del mar, de Almudena Albero Andrés, también publicada por Rocaeditorial. En la reseña, hablé de una mujer luchadora, un ejemplo de superación ejemplar, un espejo en el que reflejarse ante las adversidades. Ahora, pocas semanas después, debo decir que La marca de la luna también guarda cierto parecido a dicha obra, pues Lila, la protagonista de esta novela también es una mujer que se encuentra con demasiados obstáculos en su camino, injusticias que marcan al lector casi en cada capítulo. Es un gran personaje que deja huella en todas las etapas de su vida.

“En el año 1920, en una pequeña aldea de la India, Lila va a ser sacrificada por el mero hecho de ser niña. Durante el parto, su madre fallece y es su abuela Asha quien convence al resto de la familia para que dejen a la pequeña con vida. Lila lleva una pequeña marca con forma de luna en el vientre. Una maldición ha caído sobre la familia: Lila no podrá tener jamás a un hombre como esposo. Asesorada en todo momento por su abuela, la pequeña descubrirá que hay leyes que es mejor no desobedecer…”

Este es, tan solo, el primero de los viajes de Lila por el mundo. Un viaje que te llevará por Checoslovaquia, en plena invasión nazi, y por una España destruida por la guerra civil. Hay muchas razones para que leas esta novela, una de ellas, para mí la principal, es que Amelia escribe de lujo; la otra, porque es una mezcla de géneros más que interesante: thriller, historia, amor, aventuras… ¿se puede pedir más?

Pues sí, para finalizar, me encanta el comienzo de la historia, la parte que tiene lugar en la India. Aquí, Amelia Noguera deja entrever una crítica a la sociedad sobre su despreciable comportamiento hacia la mujer. Y esto no puede ser obviado en esta reseña.
¡Disfrute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *