Reseña: Bosque Mitago, de Robert Holdstock

bosquemitagoEl bosque como símbolo de lo salvaje, ancestral, mítico o divino y en definitiva como la representación del lado irracional de la mente humana es un tema que se ha reiterado en infinidad de ocasiones tanto en la literatura como en el cine y otras artes.

No deja de ser casi para todos nosotros el primer contacto directo que tuvimos siendo niños con la naturaleza tal cual, con todo aquello que está mas allá de la vida civilizada y la protección de nuestros padres, el primer punto de encuentro con una inmensidad desconocida, bella y a la vez peligrosa.

Bosque Mitago ha sido durante algunos años un libro bastante difícil de encontrar debido a que, hasta que Gigamesh se decidió a reeditarlo, todo buscador de joyas de la fantasía moderna lo consideraba como una obra esencial a descubrir en la década de los ochenta. Indudablemente, si bien no se trata de una de las obras cumbre de la fantasía de todos los tiempos, lo que sí es cierto es que es una novela tremendamente original y bastante bien escrita, o al menos lo suficiente como para hechizarte y tenerte atrapado en sus ramas y arbustos durante todo el recorrido.

Robert Holdstock escribió en 1984 una novela única e inspirada en las leyendas, folklore, historia, mitología celta y anglosajona. El autor, como Tolkien, fue consciente de la necesidad que tenía su tierra natal de tener, como tienen otras culturas y países, un sustrato mitológico y legendario común y genuino; en este sentido la novela puede interpretarse o leerse tanto como una historia de aventuras como un conjunto de cuentos míticos repletos de simbología que afectarán directamente al devenir del protagonista y que a su vez se entremezclan con el paisaje y aire silvestres, dando una sensación de que el bosque de Ryhope no es sólo un paraje natural sino una dimensión desconocida donde la realidad y  el presente se derriten como los relojes de Dalí, tanto en el espacio como en el tiempo.

Bosque Mitago es de estas novelas que mientras menos se sepa del argumento con mayor gusto se sigue su sendero. Baste decir que la trama comienza cuando Steven Huxley, un soldado retornado de la 2GM, regresa a Inglaterra para volver a su hogar de la infancia debido a la muerte del padre…allí se encontrará con su hermano Christian, el cual ha sufrido algunos extraños cambios. Los Huxley desde que recuerda siempre estuvieron afectados por el gran bosque a cuyos pies se encontraba la residencia familiar; así la vuelta de Steven, tras descubrir las investigaciones de su difunto padre, le llevará a la conclusión de que el bosque esconde algo que va más allá de todo lo que pueda imaginar y explicará la obsesión de su padre y su desaparición.

Uno de los grandes aciertos de la obra es la capacidad de adentrarnos progresivamente en una atmósfera tranquila y melancólica pero a la vez misteriosa, en la que la naturaleza verde y sus secretos someterán a los protagonistas en todos los sentidos. El bosque es el verdadero punto de la historia, y Holdstock poco a poco nos irá mojando primero los pies y luego nos sumergerá hasta el fondo en un gigantesco lago atemporal lleno de lugares y personajes sacados del sueño de la historia.

La prosa es deliciosa, favorecida por su excelente traducción, da gusto pasearse por sus páginas. El bosque de Holdstock, (a diferencia de otros autores cuando describen el campo con párrafos aburridos de foresta con nombres de plantas y bichos pretenciosamente escogidos), es un bosque perfectamente descrito, de manera sencilla pero a la vez rica, el lector gozará en cada paraje o recodo, (bordeándolo melancólica y tímidamente al principio; explorándolo hasta las últimas consecuencias al final), de una extensión de esta selva donde viven y yacen los héroes y mitos eternos; escenarios como castillos, almenas o templos derruidos que se entremezclan con el follaje en una especie de parque temático-mitológico: leyendas artúricas campan a sus anchas con los celtas, los neandertales…etc.

La trama racional poco a poco se va abandonando y acaba rindiéndose ante Ryhope: si bien el libro se inicia como una investigación donde la inteligencia y sentido común no salen de su pulcro y ordenado hogar, las ramas de lo fantástico y ominoso poco a poco van rodeando al protagonista. Como Alicia a través del espejo o Bastian en el cobertizo del instituto de secundaria, llegará un momento en que Steven abandone su mundo para perderse en una extensión salvaje e irreal donde nacieron los héroes y las leyendas.

En definitiva, Bosque Mitago de Robert Holdstock es un viaje de aventuras que rinde culto tanto a la fantasía como al lugar donde nacen los mitos de la civilización. Una novela fantástica diferente al resto pero que tuvo y sigue teniendo hoy día una magia especial.

3 comments

  1. Total, que es un rollo.

  2. Zazou dice:

    Lo leí hace ya muchos años, en edición del Círculo de Lectores, y me fascinaron la historia y la forma de contarla.

    • calthar dice:

      lo tengo ahora mismo en mi estanteria. yo tb lo lei hace años,cuando solia picotear al azar por los titulos de fantasia de esta coleccion y lineas asociadas, y no me disgustó. el concepto no es nuevo pero si traido asi a la literatura (lo mas que puedo recordar acerca de los arquetipos es el heroe eterno de elric de melnibone, y es un concepto del tema muy distinto a este, en elric es multiversal y un tema de destino, aqui es una mezcla muy druidica -de hecho se tiene que hacer a traves de un bosque- entre un «viaje» fisico y psiquico a la vez, «dentro» de los conceptos en la propia psique), la narrativa no esta mal..al menos, es bastante original. Esta chulo, yo lo recomendaria sin problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *