Reseña: Todas son buenas chicas, de Néstor Belda

Todas_son_buenas_chicas_Nestor_BeldaSiempre que voy a leer algún libro de no ficción (con historias que podrían ser tan reales como la vida misma), intento mentalizarme de alguna manera. ¿Y por qué? Porque estas historias siempre suelen afectarte más que las de ficción. Por una sencilla razón: son cercanas, cotidianas, reales; y pueden dejarte vulnerable o desarmado/a en algún momento. Así que mejor prepararse para ello aunque, para no mentir, muchas veces fallan esas “defensas”.

Como en este caso.

Hay historias que me han noqueado sin poder evitarlo. Que me han herido y me han hecho daño. Pero esta es una de las maravillas de los libros: hacerte SENTIR (eso que me gusta tanto que me haga un libro), y con estas historias he sentido pena, tristeza, rabia, dolor, alegría, esperanza. Me han hecho creer que las cosas pueden cambiarse, que hay que ser valiente para hacerlo, pero que puede ser POSIBLE.

En otras, en cambio, no. Pero en eso consiste la vida, ¿no? Pelear e intentar enfrentarnos a todo lo que se ponga en nuestro camino, a veces siendo los vencedores y otras los vencidos. Por eso puedes sentirte identificado con los cuentos que aparecen en este libro, donde las protagonistas son las mujeres: intensas, humanas, valientes, lectoras, las que nos hacen sentir tanto, en tan pocas líneas. Y para nada es un libro feminista o que discrimine al hombre, no. Solo son historias sencillas, desgarradoras, esperanzadoras, donde siempre aparece una mujer, sea protagonista o no.

Este libro se compone de diez relatos, donde la mujer siempre está presente:

“Una buena chica”: Sonia es una chica inteligente y luchadora que vive con el Erre, gandúl y sin aspiraciones. Atrapada en una vida de la que lucha por salir desesperadamente.

“Lirios amarillos”: José le trae a Laura, su mujer, lirios amarillos del río donde va cada día. Un río que marcó su vida para siempre.

“Estaríamos mejor”: Julia y Claudia son dos amigas que comparten, desde hace años, al mismo hombre.

“La noche del pollo frito”: Ivana e Isaac han perdido a July, amiga y esposa respectivamente. Se suicidó. Cosa que extraña mucho a Ivana y que piensa averiguar si realmente fue así o no.

“Que no, papá”: Mario está en el cementerio hablando con su padre por teléfono. Le ha sido infiel a Laura con María. Estando allá, ve a la familia de María…

“¿Por qué ha dicho eso?”: Dana y Jordi, Débora y Pau. Dos parejas amigas en una cena en casa de la segunda. Unas palabras dichas por Débora a Jordi, y todo cambiará para siempre entre ellos.

“ Vale, Paula”: Raquel está a punto de suicidarse cuando recibe la llamada de su amiga Paula. Va a ir a verla. Sus planes tendrán que esperar.

“¿Y usted le cree al Cacas?”: Hurtado va a un bar donde un cliente ha interpuesto una demanda judicial. Allí puede que se convenza de que la demanda sea falsa.

“Un geranio no se seca ni dándole patadas”: Carlos recuerda como conoció a Cecilia, su mujer, y a Lili, la madre de ésta, que casi rompe su relación.

“A Constance, con emoción”: Un profesor recuerda su encuentro con Constance Belavoir, una profesora de educación infantil y escritora, que cambió su futuro.

Relatos que a medida que relees te van gustando más y más, porque las emociones que desprenden siguen ahí. Un libro que puede parecer sencillo en apariencia, pero con un corazón que alberga miles de emociones. ¿Una de sus claves? Quizás que las protagonistas no son heroínas. Solo son buenas chicas.

Como tú o como yo. O como vuestra madre, novia, amiga, hermana…

2 comments

  1. Me ha encantado la reseña, Mónica. Cuando el lector se siente identificado por la historia (en este caso, historias, ya que es una antología de relatos) se puede afirmar plenamente que el escritor ha cumplido su objetivo, que es crear esa compenetración que hace verosímil lo narrado. Leer que te sientes “noqueada”, “herida” o con “las defensas falladas” es la mejor recompensa para un narrador que ha dado lo mejor de sí mismo en un librito con “corazón”. Enhorabuena a ti como reseñadora porque también has llegado al nuestro, al corazón de tus lectores.

  2. Es una gran reseña, en la cual has cogido la esencia de mi intencionalidad literaria (y te aseguro que me ha sorprendido). Y más grande es aún porque no la esperaba, y eso la hace más valiosa. Un gran abrazo y, de nuevo, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *