Reseña: Perillán, de Terry Pratchett

PerillanCada vez que oigo hablar de la nueva publicación de un nuevo título de Terry Pratchett, me emociono. Sobre todo, si el nuevo libro de Pratchett no pertenece a la saga Mundodisco (saga que me encanta bastante también), aunque cada vez encuentro más interesantes los que no pertenecen a ella. Intento siempre estar al tanto de las novedades por que como seguidor de este autor y de su estilo tan característico, cada llegada a nuestro idioma de un nuevo libro es claramente un soplo de aire fresco al tipo de literatura que rutinariamente leemos.

Una cosa que no entiendo, es que los libros que se dan por hecho que no pertenecen a Mundodisco, suelen catalogarlos de literatura infantil, y eso no es totalmente cierto. Ocurre con Perillán, por ejemplo. Me ha encantado, y no sé porqué la idea de catalogarlo como tal. Perillán comienza, y ya nos enfrascamos en la intriga y llegamos a conocer a nuestro protagonista rápidamente. Él es un adolescente espabilado que se mueve alrededor de las alcantarillas en busca de objetos caídos… ¿un ‘alcantarillero’?

Y de pronto, Pratchett nos empuja a la parte principal de la historia: Perillán, en una noche de tormenta oye un ruido chirriante y decide ir a la superficie, sólo para ver. Lo que encuentra son dos hombres adultos enfrascados en una reyerta y golpeando a una tercera sombra, que resulta ser una joven. Sin pensarlo, Perillán corre hacia ellos y les da para el pelo, rescata a la chica y poco después, alentado por un periodista llamado Charles Dickens, decide investigador el motivo de aquellos agresores. Es así como Perillán se verá envuelto en una trama de identidades secretas, celebridades y personalidades relevantes del viejo imperio británico.

Cuando empiezas a leer un libro de Terry Pratchett te relajas, sabes que estás en buenas manos y es entonces cuando en el primer capítulo, el autor empieza a tomarte el pelo. En Perillán, la gran broma de trasfondo, es la propia idea de hablarte de Charlie (el famoso escritor Charles Dickens) como una persona dicharachera y a la vez calculadora. Un movimiento como este es el sello de un escritor confiado y con un poder humorístico que si entras en su juego, lo pasarás en grande con todas y cada una de sus novelas.

La chica ha escapado del tormento de un matrimonio sin amor con un noble desconocido «de una de las Alemanias», pero ella está en peligro mortal. Perillán y don Charlie están de acuerdo en que ellos son los más indicados para salvaguardar su vida. Al hacerlo, Perillán inadvertidamente comienza a subir por la escalera de la sociedad victoriana «más rápido que un chimpancé».

Aunque la trama de la novela es relativamente simple, no es tanto el placer de ver el encanto de uno de los mejores personajes que he visto crear a Pratchett; y he visto muchos os lo aseguro. Otro de los poderíos de este magnífico autor es la ingeniosa construcción de palabras en cada página. ¿Dónde está la fantasía? ¿Dónde está la magia? Perillán es claramente una trama de fantasía histórica. Aunque estoy de acuerdo que la ficción histórica también tiene mucho peso.

Se percibe que Pratchett hizo un gran trabajo de investigación para asegurarse de que tenía todos sus hechos correctos, todo su derecho (el argot de la época correcto, incluso) y como hizo para hacer que sus personajes no principales (todas las personas de la vida real) brillaran también. Personajes como un casero joyero judío llamado Salomón, inspirado en «Ikey» Salomón, conocido por todos por ser la inspiración de Dickens para Fagin, el antagonista de su novela Oliver Twist. Apariciones también de los jóvenes «Ben» Disraeli, Joseph Bazalgette y Henry Mayhew, cuyo trabajo pionero se reconoce en la novela.

Fue genial ver cómo Pratchett ata cosas, detalles que piensas imposibles de coordinar para una trama con “lógica”. Ciertos momentos en los que piensas: ¿Cómo lo hará Perillán si él no tiene superpoderes ni talentos mágicos como la mayoría de los personajes creados por el maestro?

Pratchett nunca decepciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *