Reseña: Sola, de Lisa Gardner

SolaVaya por delante que me parece que el título de esta novela, adaptado literalmente del inglés original (Alone) me parece poco justo para la historia que plantea. Básicamente porque hace referencia a un único personaje de una historia donde hay al menos seis o siete personajes importantes, dos de ellos protagonistas. Y ni siquiera el hecho de que ese personaje esté “sola”, o vaya a estarlo, me parece justificación suficiente para titular así al libro.

Pero bueno, eso es una opinión personal que tampoco afecta a lo que uno encuentra entre sus páginas.

Sola arranca presentándonos a Bobby Dodge, un francotirador de la policía que, mientras realiza su trabajo, después de emitirse una alerta por disputa doméstica con sonido de disparos y dos rehenes, se encuentra a través de la mira telescópica de su rifle a una mujer aterrorizada abrazando a su hijo, y a un marido aparentemente colérico apuntándoles con su arma. Bobby Dodge dispara y abate al sospechoso… y a partir de ahí su vida se va a convertir en un infierno.

El hombre al que ha matado es el hijo de un importante (y poderoso) juez que decide acusarle de asesinato y culpa a su nuera, Catherine, de haber orquestado toda la situación para acabar con su marido. Al mismo tiempo, Catherine estaba en medio de un proceso de divorcio en el que se la acusaba de estar provocando la enfermedad de su hijo Nathan (un niño enfermizo del que ningún doctor ha conseguido encontrar explicación). El juez, por supuesto, pretende seguir adelante con esa demanda también, con el objetivo de llevarse a su nieto con él. Y por si esto fuera poco, entran en juego el pasado de Catherine (cuando era niña fue raptada y violada) y un asesino conocido como “Señor Bosu”, que irá sembrando la ciudad de cadáveres en busca de una venganza que lleva ansiando veinticinco años.

Parece complicado pero no lo es. Y no solo no lo es, sino que es un libro bastante adictivo, de ritmo frenético y constantes pequeños giros que hacen que te plantees una y otra vez la culpabilidad, o inocencia, de según qué personajes, así como el objetivo de otros… Todo va enlazándose poco a poco, sin dejarte respirar ni por un instante. Por mi parte, creo que el mayor potencial de este libro reside justamente en esa capacidad para hacerte creer una cosa y a la página siguiente sembrar las dudas sobre si eso es real o no.

Lisa Gardner tiene fuerza escribiendo, sin ser densa en ningún momento, y dialogando de forma creíble (quitando dos o tres momentos en los que, tal vez, suena demasiado literario). Además, los personajes de la novela están esbozados con mimo y resultan creíbles. Tanto Catherine como Bobby, que a fin de cuentas son los protagonistas, tienen una personalidad única y un trasfondo que les va a afectar de mil maneras, bien hilado y muy claro. Los secundarios, lo mismo. Bosu, el juez y su mujer, el fiscal, la detective que investiga los asesinatos… Lisa Gardner les ha dotado de personalidad y pasado a todos ellos.

Y de nuevo, nos encontramos con que Pàmies ha realizado un gran trabajo de edición, siendo este un volumen cuidado y que se lee con facilidad. No se suele hablar de estas cosas en las reseñas, pero creo que en ocasiones debería hacerse, y en este caso, hay que felicitar a Pamiés por ello.

Sí, os recomiendo este libro si os gustan los thrillers, sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *