Reseña: Tríptico del desamparo, de Pablo Di Marco

tripticodeldesamparoLas claves de esta novela están en la consistencia de sus personajes principales, que no dan nunca nada por perdido. Sus respectivos esfuerzos son los que hacen que vuelvan a encontrarse tantos años después, a tantos kilómetros de distancia, porque, al fin y al cabo, Irene y Rafael siempre se han estado en el recuerdo el uno del otro desde el momento en el que se conocieron y tuvieron, pese a la diferencia de edad, un pequeño idilio amoroso que ni tan siquiera el tiempo pudo borrar. Y en esta actitud colectiva se basa esta novela contemporánea titulada Tríptico del desamparo, en la confianza depositada entre los dos protagonistas de la misma, a pesar del terreno que dista entre ambos, no hay obstáculos que puedan interceptar el mutuo respeto que se profesan.

Y otra de las claves está en su ambiente, una atmósfera cargada de nostalgia que recuerda a grandes clásicos de la literatura latinoamericana. Tríptico del desamparo es una ruta iniciada en la Buenos Aires de la década de los setenta y culmina, tres décadas después, por una fascinante Venecia tan agonizante como sus personajes en los inicios del siglo XXI. Y todo este largo recorrido se adhiere al paladar del lector. Un sabor impregnado de recuerdos, de vivas sensaciones, de recuerdos, de infortunios, de reconciliaciones…, porque así es la novela que se alzó con el Premio Internacional de Novela José Eustasio Rivera en el 2012 y que ahora pone a tu disposición Palabras de Agua.

Pero, sobre todo, porque  Tríptico del desamparo es una novela inolvidable, una armonía perfecta de diálogos con gusto argentino al que solo le faltó música para acompañar tan bello ambiente. Lo que menos me gustó fue terminar la lectura.

Tengo que decir que me gustan mucho las novelas de la “Colección Manhattan” de la editorial Palabras de agua, pues, hasta la fecha me han garantizado ambientes fascinantes. Como me pasó, por ejemplo, con Donde acaban los mapas, de Ana Belén Rodríguez Patiño. Pues bien, ahora lo he vuelto a vivir con esta obra de Pablo Di Marco, un autor que consiguió el XXI Certamen Literario Ategua en el 2010 en España, con su novela Las horas derramadas.

“Irene Vidi es una escritora y traductora argentina de reconocido éxito literario que está pasando una mala racha emocional. De su fracaso matrimonial solo ha conseguido concebir un hijo problemático y ha decidido poner punto y final a su situación. Para cumplir con su cometido planea mudarse a Venecia, donde vive su hermana Tina. Dejar atrás Buenos Aires parece su mejor opción: vender el piso, deshacerse del mobiliario y entregar su última traducción a la editorial es cuanto le queda por hacer para iniciar una nueva vida. Cierto día, mientras visita el cementerio, se encuentra con Rafael Leone, un joven de veintiséis años cuyo pasado está envuelto en serios problemas de conducta, hasta que comenzó a trabajar como repartidor de periódicos para el diario El mundo. Casi sin quererlo, Irene empieza a sentir cierta atracción por el joven seductor y retrasa su mudanza a Venecia…”

El balance de esta lectura ha sido muy positivo: he conocido un par de personajes muy buenos, he cruzado el charco bajo una atmósfera enternecedora, he sido, abreviando,  partícipe de una experiencia inolvidable. Y ahora, te invito a que formes parte de ella. ¿A qué esperas para enrolarte en este viaje?

5 comments

  1. Una novela excelente, con toda la garra de este narrador argentino de proyección internacional. Y la reseña, justa y contundente, le hace honores.

  2. Julio César Medina dice:

    Es muy gratificante leer reseñas hermosas y bien logradas, sobre una novela igualmente bella y muy bien concebida y escrita. Renuevo mis felicitaciones a Pablo Hernán Di Marco y hago votos porque siga cosechando triunfos.

  3. Marisol González Alvarez dice:

    He leído la novela y me encanta. La recomiendo por su atmósfera, sus personajes entrañables y un final surrealista sorprendente. Deja una sensación de algo mágico e intangible.

  4. Presentado en una forma muy accesible. Saludooos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *