Reseña: El Superzorro, de Roald Dahl

el-superzorroRoald Dahl no necesita mucha presentación, pues está considerado como uno de los mejores escritores del pasado siglo. Casi la totalidad de sus obras, la mayoría dedicadas al público infantil, han sido llevadas a la gran pantalla y han obtenido una gran aceptación entre el público más exigente: Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante o El fantástico señor Zorro son algunas de sus obras más laureadas e ideales para que sus hijos vayan abriéndose paso en este fascinante mundo llamado Literatura.

Pero si algo tiene el autor galés es la capacidad de escribir novelas infantiles que enganchan por igual al público adulto, así toda la familia puede disfrutar de horas de puro entretenimiento.

A decir verdad, yo he visto todas estas películas antes de leer los libros, un error que ya he cometido en más de una ocasión y que casi nunca suelo perdonarme. Y, siguiendo con mi sinceridad, El superzorro ha sido mi primera lectura de este autor.

Publicada originalmente en 1970, esta entretenida historia se lee en apenas una hora, pues consta de noventa y seis páginas. La trama se centra en una familia de zorros, donde su protagonista, el señor Zorro, ha de ingeniárselas para robarles a sus tres vecinos humanos la comida necesaria para alimentar a los suyos: pollos, patos y pavos son los suculentos animales que forman parte del manjar de esta estirpe de cánidos.

Harto de sufrir la humillación del señor Zorro, Boggis, Bunce y Bean, los tres desafortunados granjeros, deciden buscar su madriguera para intentar acabar con él y con todos los miembros de su familia. Pero los tres granjeros no contaban con la astucia del señor Zorro, quien, de manera sorprendente, consigue burlar las excavaciones de sus perseguidores y logra alcanzar la comida de manera aún más sencilla si cabe que antes de estos acontecimientos.

Durante las excavaciones, la familia del señor Zorro conocerá a otros animales subterráneos y, juntos, acordarán un plan infalible para darse un festín todos los días.

En el año 2009, Wes Andersen, director estadounidense, la adaptó a film utilizando la técnica stop-motion. En las voces que daban vida a los personajes principales, el director contó con la colaboración de George Clooney y Meryl Streep, entre otros. Pero antes ya había sido adaptado como ópera, en 1998 y como obra de teatro, en el 2001.

Al tratarse de una historia tan antigua, es de suponer que está publicada por varias editoriales. Yo he leído la que publicó Alfaguara y, pese al paso del tiempo (más de cuarenta años desde su primera publicación), les puedo asegurar que es una obra actual. Y apta para todos los públicos. ¡Que la disfruten!

6 comments

  1. Dani V. Martín dice:

    Dios!!! Que recuerdos!!
    Yo leí de niño una edición de Alfaguara de color naranja.

    Era concretamente éste: http://www.iesxunqueira1.com/dahl/images/superzorro.GIF

    Gracias por evocar mis maravillosos recuerdos de este libro.

  2. Oscar dice:

    Todo lo contrario que yo, que la he leído muchos años después.
    Me alegro de haberte hecho recordar buenos momentos.

    Saludos!

  3. Dani V. Martín dice:

    Me has hecho tan feliz con el recuerdo de este libro que creo que lo voy incluso a comprar para releerlo y tenerlo. Es un recuerdo entrañable de mi infancia y que menos que conservarlo? De hecho hice lo mismo con los libros del autor Ole Lund Kirkegaard, que poco a poco finalmente me hice con todos.

    Saludos!

  4. Oscar dice:

    Espero que lo disfrutes como el primer día, o incluso más. 😉

  5. Dani V. Martín dice:

    Como la primera vez va a ser complicado, era otra edad XD. Pero seguro que se me salta alguna que otra lagrimita.

  6. Juan José Castillo dice:

    😀

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.