Reseña: Depredador. Ruega a los cielos, de John Arcudi y Javier Saltares

DEPREDADORLa creación de las franquicias de Aliens y Predators fue algo enorme. Claro, hay un cine, también videojuegos, juguetes y modelos y réplicas de tamaño natural y, sí, las novelas.

Pero también existen los cómics, que en mi opinión algunos rozan el nivel de las películas. Unas franquicias llevadas de forma muy digna, porque si los proyectos cuentan con gente implicada y aman su trabajo, muy pocas cosas pueden salir mal.

Lo que diferencia a Aliens de Predators es la acción. Aunque los aliens cuando aparecen, todo adopta también un ritmo vertiginoso, cada vez que en una historia aparecen predators, empieza una caza, una huida, vivir o morir, patadas en el culo…

Y aunque los guionistas de ambas franquicias se dieron cuenta pronto de que ambos seres podrían pertenecer perfectamente a la misma línea paralela de tiempo; también podrían vivir el uno sin la apariencia del otro.

DEPREDADOR_04

Depredador. Ruega a los cielos. La atención del mundo se centra dolorosamente en una brutal guerra civil en uno de los países africanos y tercer mundista. Pero en medio del terror y la carnicería, donde las grandes naciones e intereses poderosos compiten por la posición y la ventaja, existen otros seres rondando el lugar. Seres que inician otra pelea, aunque nadie sabe lo que buscan. La sangre hace estragos en las sombras. Dos tribus de las estrellas en guerra han elegido los campos de exterminio de la Tierra para competir y erradicar al clan enemigo. . . y todos los que se interponen entre ellos son meras dianas. Cada uno es presa del otro, nadie sabe lo que ocurre, si te disparan, disparas, fuego por simpatía, que lo llaman.

DEPREDADOR_05

Depredador. Ruega a los cielos, es un cómic de tiros, balazos, cañonazos por doquier. Donde la supervivencia es un mito.

No hace ni un mes que Aleta Ediciones publicó Aliens. Más que humanos, otra joyita a cargo de John Arcudi, un guionista que parece haber vuelto con grandes ideas para estas dos franquicias, a los que adoradores de las películas nos tienen un tanto olvidados.

Depredador. Ruega a los cielos, cuenta con el dibujo de Javier Saltares y el talento excepcional de Raymond Swanland. Nos lleva de nuevo al lugar más tradicional: La guerra en las calles de una Sudáfrica desgarrada. Otro tipo de jungla, ¿no?

DEPREDADOR_03Thorpe y Briggs parecen ser los personajes protagonistas. Dos muescas en cada bala. Thorpe lleva una pequeña empresa de seguridad para coches. Briggs es su enlace en el ejército. De la breve visión que tenemos de su pasado, de algunos encuentros entre el ejército y Thorpe, ya queda poca operatividad. No quiero que penséis que este tomo sólo aporta tiros y no hay una trama en Depredador. Ruega a los cielos. Todo tiene su aquel. Arcudi prepara sus guiones a conciencia. No suele hacer cómics de tres al cuarto. Eso sí, los cómics como Depredador. Ruega a los cielos aportan sobre todo acción. Es como vivir la última media hora del primer film, aquel Depredador, con Schwarzenegger corriendo por su vida.

Thorpe sabe acercarse a los depredadores y mata algunos porque es un hombre de guerra, un tío preparado. Pero la cuestión es cuanto puede aguantar, y como disminuye la moral. Da la sensación de que los predators se están divirtiendo. Recuerden que estos seres se pueden fusionar con el entorno y eso da muchísima ventaja en la guerra.

Nuevamente, Arcudi logró escribir una historia trepidante que deja con ganas de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *