Reseña: Vathek, de William Beckford

vathekDurante el transcurso del siglo XVIII, dos temas exóticos de ficción fantástica se pusieron de moda. La historia oriental, inspirada en gran medida por Las mil y una noches, y el romance gótico basados, sobre todo, en cuentos sobrenaturales. El mejor florecimiento de la tradición gótica temprana fue, sin duda, Frankenstein de Mary Shelley; una de las piedras angulares de la Ciencia Ficción. En 1786, más de treinta años antes de esta obra maestra, fue publicado otro título que combina los dos estilos en una sola trama. Estamos hablando de Vathek, de William Beckford.

Beckford fue una figura fascinante, que no habría estado fuera de lugar en el círculo de Lord Byron. Al igual que Byron, tenía gustos extravagantes tanto en el arte como en la vida. Al igual que Byron, se vio inmerso en escándalos que le obligaron a pasar un tiempo considerable fuera de Gran Bretaña. William Thomas Beckford nació en 1760, hijo de William Beckford, un hombre que había sido dos veces alcalde de Londres. A la muerte de su padre en 1770, se convirtió, a la edad de diez, en el plebeyo más rico de Inglaterra y esto le permitió, a medida que crecía, entregarse a su pasión por las artes como quisiera…, incluso tomó clases de música con Mozart.

Beckford viajó bastante por Europa. Escribió varios libros sobre arte y sobre sus viajes, pero su gran obra literaria es Vathek, iniciada en 1782, un cuento ambientado en el mundo árabe, pero escrito con una sensibilidad gótica y condimentos para la grotesco y demoníaco.

La historia cuenta cómo el califa Vathek, animado por su madre, busca el saber arcano y las hechicerías prohibidas a los buenos musulmanes. Aunque para ello tenga que ultrajar al visir Morakanabad y al jefe de los eunucos Bababalouk. Tentado por una Giaour, quien le promete los tesoros del Palacio Subterráneo de Fuego y los talismanes que controlan el mundo, Vathek abjura del Profeta y comete una serie de crímenes antes de salir a encontrar un camino hacia palacio.

Haciendo caso omiso de las instrucciones del Giaour, Vathek acepta la hospitalidad de la santa Emir Fakreddin y se excita con el deseo de la joven hija del emir, Nouronihar. Si bien hasta ahora los dos se hacen inseparables, Nouronihar es a la vez halagada por las atenciones del califa e igualmente tentada por la promesa de poder y tesoros de otro mundo. Así que los dos viajan a la ciudad en ruinas de Istakhar, a través del cual podrán entrar en el Palacio Subterráneo de Fuego, el dominio de Eblis (Satán en lengua islámica). El lector se sorprenderá al descubrir que la recompensa prometida no es exactamente lo que se espera para Vathek y Nouronihar.

La historia se cuenta con un inmenso estilo y brío. Llena de descripciones de belleza, lujo y magníficamente definido el mal, la muerte y el horror. Los personajes principales son fascinantes y atractivos. Exuberantes los malos como Carathis.

Vathek es una novela no muy extensa. Está dividida en los llamados “episodios”. Las historias fueron descubiertas hace unos cien años y publicadas como Los episodios de Vathek. Existía en un principio un episodio sin terminar (una historia de jóvenes, gemelos incestuosos) más tarde completada por el autor de fantasía americana Clark Ashton Smith.

Al igual que con muchos libros antiguos, el lector moderno tiene que dejar a un lado las suposiciones contemporáneas hasta cierto punto y simplemente disfrutar de la historia como lo que es. Entonces, y sólo entonces, alucinará de lo lindo con el majestuoso libro de la fantasía premoderna que es Vathek.

One comment

  1. Me gustan estas historias, el autor es maravilloso, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *