Reseña: Elantris, de Brandon Sanderson

ElantrisHay mucho que admirar de Elantris. Una de sus cualidades es como Brandon Sanderson fue capaz de construir dicho mundo. Muchos amantes de la Fantasía agonizaron por ello, pero Sanderson simplemente lo hizo a su gusto, para sí, y dio en el clavo. Él creo una gran historia con un enorme trasfondo. Permitió que su mundo, sus pueblos, y lo más importante, las normas relativas a su magia, se desarrollaran orgánicamente como si dicha historia fuera real.

Elantris es hermoso, principalmente, se trató de un logro extraordinario para el debut de un novelista con una enorme carrera por delante. Brandon Sanderson entró al redil de la Fantasía Épica con un talento completamente desarrollado, y una narración digna de los más veteranos. La trama de la novela destaca por su claridad, y el carácter que el autor imprime a sus protagonistas. Tiene cierta habilidad en la toma de una colección de acciones que se van desarrollando sucesivamente y deja que ellos se conviertan en personas agradables y creíbles. Genera un importante gancho con el lector.

La ciudad amurallada de Elantris fue el hogar de una raza de seres mágicos, casi divinos. Originalmente, ciudadanos humanos del reino de Arelon, fueron transformados por un acontecimiento misterioso. Un suceso aleatorio llamado Shaod, que golpeó a ricos y pobres por igual. La ciudad cayó en desgracia. Una vez transformada, ciertos seres de piel plateada abandonaron sus vidas anteriores y se establecieron en la ciudad donde, a través de su dominio, habrían de practicar su magia, para vivir más o menos como dioses benignos y tomar el sol al asombro de sus vecinos humanos…

Hasta ese fatídico día de diez años antes, se abre la novela. En ese mismo momento cuando la magia corrupta de Elantris destruye la ciudad. Con una arquitectura impresionante, como la que un día fue un precioso hogar para la vida, ahora Elantris se pudre bajo capas gruesas de suciedad y limo. Elantris es ahora un lugar de horror. El Shaod – la transformación que una vez fue una bendición – es ahora el Reod, una maldición que convierte a sus víctimas en poco más que muertos vivientes. Las paredes de Elantris, que una vez denotaron una magnífica ciudad de la luz, son ahora edificios sombríos para encarcelar a todos aquellos humanos medio muertos vivientes, gente salvaje y degradada por un acontecimiento en el que nada tuvieron que ver.

La novela se abre con la capital de Arelon de Kae situada a la sombra del muro de Elantris, la cual se enfrenta a toda una crisis. Su impopular rey Iadon, ha gastado la mayor parte de su dinero mediante la venta de títulos de nobleza, esencialmente convirtiendo a la nación en una plutocracia. Ha administrado tan mal su gobierno, y sus finanzas, que la corona se ve amenazada por los nobles cuya riqueza desafían ya al poder del rey. Además, la moral de los ciudadanos se desintegra aún más después de la muerte de Raoden, el hijo de Iadon, considerado por muchos, bastante más adecuado que su padre para gobernar. Lo que la corona ha mantenido en secreto es que Raoden no ha muerto. Ha sido secuestrado por el Reod, y ahora vive entre los muertos vivientes de Elantris…

Pese a ser un autor que suele dejar bastantes cuestiones en el aire, Elantris es muy digna y no permitirá que la abandones si de verdad entras en este nuevo mundo. De verdad, es tan frustrante para un escritor encontrar una novela de tanta grandeza escrita que…

En fin, Elantris me ha cautivado, y aunque la he leído lentamente para disfrutarla mejor, concedo todas mis alabanzas a Sanderson por crear algo tan maravilloso de la nada. Porque no recuerdo nada parecido a Elantris. Es de esas novelas que no quieres que lleven al cine para que no estropeen los paisajes, personajes y escenas que se hicieron perennes en tu recuerdo. Una historia de Fantasía convertida en clásico para los años que nos quedan por venir. Una indispensable de la buena literatura de evasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *