Reseña: Gotham a luz de gas, de Bryan Augustyn y Mike Mignola

gotham_a_luz_de_gasECC Ediciones acaba de publicar Gotham a luz de gas, una pequeña novela gráfica que reinventa la historia de Bruce Wayne y su lucha contra el crimen como si su arco temporal tuviera lugar a finales de 1800 en los Estados Unidos.

Se trata de una trama de ambiente, con tintes de terror y misterio que dañan la moral para los más cautos. Batman en la época de los carruajes, lámparas de gas, y el trabajo de la policía premoderna. El guión de Bryan Augustyn y el dibujo del gran Mike Mignola, dan frutos a los lectores, pudiendo ver como una repetición de los elementos esenciales de toda la historia de Batman, hace presencia con diferentes ajustes y detalles, muy bien relatados para que el personaje connote su poder en un reino de oscuridad.

En Gotham a luz de gas, encontramos así dos historias de un universo paralelo en el que mejora bastante el Señor Oscuro. La primera historia es la que da nombre al tomo y goza de un comienzo digno. Los lectores podrán ver a Bruce Wayne convertirse en Batman y crear su carrera en Gotham. El nuevo superhéroe llega justo a tiempo para enfrentarse al mismísimo Jack el Destripador que ha desembarcado en el Nuevo Mundo con la idea de lograr otra nueva matanza. La búsqueda de este asesino en serie se vuelve más personal cuando Bruce Wayne es acusado de los asesinatos que se están cometiendo.

gotham_a_luz_de_gas_03

La segunda historia es Master of the Future, y retoma, más o menos un año después, donde terminó Bruce Wayne con el caso de Jack El Destripador. Momento por el cual se sentía reacio a continuar con su doble vida y cuestionaba sus motivos constantemente. Aparte, a medida que la ciudad se prepara para la Exposición Americana de los Descubrimientos, una figura misteriosa que se hace llamar Maestro del Futuro amenaza la ciudad.

gotham_a_luz_de_gas_02

Tanto el arte y la historias funcionan bien. Comprenden varios marcos memorables por el color audaz empleado para que la idea marche. Cantidad de tonos apagados, te sumergen en una Gotham ideal que sobrepasa de lleno a la actual en los cómics. Bastantes detalles a lo Dickens, fábricas, zonas industriales y demás parafernalia de la Revolución Industrial pueblan las páginas. Por otra parte, la historia permite que todos veamos a Batman desde muy cerca, investigar y resolver una serie de crímenes. Eso mola. Diría que el tono investigativo y las «pinceladas» es lo mejor.

gotham_a_luz_de_gas_05Este tomo-cómic (como he decidido llamarlo, dado que no tiene una gran extensión como para considerarlo novela gráfica) provoca una buena lectura. Los fanáticos de Batman lo van a flipar. Sobre todo, los que siguen al personaje desde sus principios.

Hay un montón de pequeñas alusiones a otros elementos del mundo actual del superhéroe. Por ejemplo: el retrato robot de un criminal enloquecido con una cara paralizada que se asemeja bastante al Joker. Tras la primera historia, el descubrimiento de estas pinceladas es casi lo mejor del tomo.

Tenemos así en Gotham a luz de gas una genial edición y trama alterna del Caballero Oscuro, así como una obra indispensable en toda colección de Batman.

One comment

  1. Juan José Castillo dice:

    Ok.
    See you!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *