Reseña: Kraken, de China Miéville

krakenLa cicatriz fue el último libro de China Miéville que leí de Ciencia Ficción, antes de abandonarla por un tiempo bastante largo. Me cansé un poco del género (aunque sólo me arriesgaba con grandes novelas o consagradas), y estaba dejando de lado mi verdadera pasión: el género de Terror.  Recuerdo que China Miéville tenía un modo de escribir que costaba al principio pero que una vez superado ese medio murete, eras capaz de meterte en una trama de lo más sorprendente, y sobre todo, original.

Su última novela Kraken, acaba de ser publicada por una de las pocas editoriales especialistas en CF que tenemos en este país, La Factoría de Ideas. Kraken es un libro extremadamente difícil de resumir, pero normalmente los libros de Miéville lo son. Lo intentaré de todos modos porque es una historia que debéis degustar sí o sí. Cuando sepas realmente de qué va, os va a molar. Ya lo veréis.

En el Centro Darwin, en el Museo de Historia Natural de Londres, Billy Harrow, especialista cefalópodos, está realizando una gira cuyo punto culminante está destinado a ser la muestra de un Architeuthis dux raras, mejor dicho, un Calamar Gigante. Pero la idea que tiene Billy se torna en desgracia, todo toma un rumbo inesperado cuando el calamar de repente se desvanece en el aire. Billy pronto descubre, que dicho acto es llevado a cabo por una serie de fuerzas misteriosas, que habitan en Londres, y cuya existencia ha sido felizmente ignorada hasta ahora. Una ciudad en donde nada es lo que parece y cuyos habitantes – humanos o no -, son expertos en magia y asesinato.

Me gustó mucho el humor negro del libro. La novela está llena de pequeños momentos de victoria. Existe la Congregación del Dios Kraken, una secta de adoradores cuyos orígenes se remontan a los albores de la humanidad, y más allá. Encontraremos también a un loco despiadado con sus víctimas como tatuaje, la FSRC, un grupo más fino de la capital que combate la brujería con hechicería. Aparece Wati, un espíritu del antiguo Egipto que encabeza un sindicato de gentuza de familiares mágicos. Grisamentum, el mago más grande de Londres, cuya sombra perdura mucho después de su muerte. Goss y Subby, un anciano sin edad y un niño cretino que, juntos, constituyen un dúo aterrador…

Sí, está claro, Miéville vuelve a crear en apenas cuatrocientas páginas un nuevo mundo lleno de magia, seres extraños y aterradores como pocos.

Kraken es la historia de una búsqueda. Una novela fantástica y de aventuras con suspense, horror y personajes originales al máximo. A la antigua usanza. Ahora que lo sabéis, y si esta frenética combinación es de vuestro agrado, ya estáis tardando en leerla.

Cuando empecé con Kraken, me desconcentró un poco, no por el contenido de ideas, sino con lo que percibía como naturaleza genérica de la novela. Tenía muchas de las características de una historia de Fantasía, y mientras que cada elemento era bastante interesante…No me cuadraba el ritmo. Entonces recordé La cicatriz y la gran obra que es, y como me sucedió lo mismo con ella. Continué y Kraken me lo hizo pasar en grande desde entonces. Y como aficionado al Terror.

Miéville no tiene reparos en utilizar toda una serie de palabras extrañas que con el paso de las páginas entiendes y lo mejor, es que gustan y se quedan en la retina. Kraken es China Miéville en su mejor momento creativo. Es de los pocos, capaz de construir un mundo detallado y envolvente en muy poco tiempo.

One comment

  1. mad dice:

    Me encataria leerlo, pero cuando comence fue insufrible la asquerosa traduccion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *