Reseña: La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō

La leyenda de los ocho guerreros perroLa lectura de La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō puede ser cautivante para los amantes de las novelas de capa y espada. De hecho, el autor hace especial hincapié en este subgénero y crea grandes personajes, perros guerreros que van en busca de aventura y fama. La gloria. Una vez que te sumerges en la historia, con un comienzo fabuloso, rápidamente te percatas de que estos héroes tienen un extraordinario destino diferente al de los mortales. Pues nacidos de una princesa y su esposo Perro, tienen una fuerza colosal. Ellos esgrimen la espada a la perfección y obedecen indefectiblemente códigos caballerescos para poner pon encima de todos el honor, el coraje y la compasión si en la batalla se tercia. Estos guerreros sufren pero nunca lo muestran.

Es genial. Y ahora es cuando, después de fliparlo un poco y ver que estás ante un gran libro, cuando buscas un poco de información y te das cuenta de que estas ante una historia sin precedentes en el mundo nipón.

La obra original llamada Nansō Satomi Hakkenden (La leyenda de los ocho guerreros perro de los Satomi) se convirtió en su momento en el libro más famoso de su generación. Además fue la primera en ser la más extensa novela de literatura japonesa clásica, escrita por un autor de género, la más leída en aquellos años. Además, el autor ya contaba en su currículum con numerosas adaptaciones cinematográficas, televisivas y de videojuegos de sus obras como Shinobi (videojuego de SEGA), o el manga Basilisk, basado en la novela The Kouga Ninja Scrolls.

Éxito tras éxito.

La leyenda de los ocho guerreros perro alterna entre un mundo ficticio, basado en el clásico libro, y el mundo real donde se ofrece una descripción detallada de la vida de Kyokutei Bakin, el autor real de la leyenda, un hombre solitario, serio y tenaz al que conoceremos a través de su relación con su familia y su amigo Hokusai, el maestro del ukiyo-e, los famosos grabados japoneses. Estamos en 1813. Bakin Takizawa designa a sus ocho guerreros perros a su amigo el gran Hokusai. Luego, van sobreviniendo reuniones sucesivas entre estos dos hombres. Aquí se nos habla de la era feudal en Japón. La Era Meiji no comenzará hasta 1860. La historia de Yamada retrata entonces a los protagonistas de una sociedad todavía aislada y desconfiada de los imperios occidentales.

Así pues, dado que el libro esta dividido en dos partes, en el otro lado encontramos el lado más aventurero y vital para que la historia se engrandezca. El mundo ficticio está ambientado a mediados del siglo XVI. El clan Satomi de Awa se ha refugiado en su castillo para protegerse del acoso de las tropas enemigas. En un último momento de desesperación, Satomi Yoshizane, el señor del castillo, le susurra a su perro: “¡Tráeme la cabeza del enemigo, y te entregaré a mi hija Fusehime!”. Pese a saber que esa proeza es imposible… Yatsufusa regresa con la cabeza del general enemigo y este se ve obligado a cumplir con su palabra y entregar a su hija. Gracias al sacrificio de dicha hija, un milagro ocurre: de su cuerpo muerto salen volando ocho gemas como estrellas fugaces, cada una con un ideograma que representa las ocho principales virtudes promulgadas por el confucianismo: lealtad, amor filial, confianza, obediencia, benevolencia, justicia, cortesía y sabiduría. Así comienza La leyenda de los ocho guerreros perro.

En definitiva, un libro indispensable. Aunque parezca pesado por el volumen de páginas y la época histórica en que nos podemos encontrar, es ameno, rápido y sencillo.

Uno no puede dejar de comparar este tipo de joya literaria con cantares como el de Roland, Raoul de Cambrai o Aliscan. Los personajes llevan una virtud hasta el final de sus días y luchan por lo que creen hasta límites insospechados. Haciendo una misma comparativa, gran parte de esa fuerza me recordó mucho a nuestro querido Quijote.

Y es que al leer La leyenda de los ocho guerreros perro pronto te das cuenta que estás ante una obra cumbre de la literatura universal. No hace falta ser devoto de los samuráis, ni del imperio del Sol Naciente para enamorarte de ella.

3 comments

  1. Sawayn dice:

    Tengo que reconocer que ya tenía echado el ojo a esta novela pero tu magnífica reseña me ha convencido del todo para comprar este volumen.

  2. Lyla dice:

    “La obra original llamada Nansō Satomi Hakkenden (La leyenda de los ocho guerreros perro de los Satomi) se convirtió en su momento en el libro más famoso de su generación. Además fue la primera en ser la más extensa novela de literatura japonesa clásica, escrita por un autor de género, la más leída en aquellos años. Además, el autor ya contaba en su currículum con numerosas adaptaciones cinematográficas [..] y de videojuegos de sus obras como Shinobi (videojuego de SEGA), o el manga Basilisk, basado en la novela The Kouga Ninja Scrolls.”

    Sólo por aclarar:

    Nansō Satomi Hakkenden (南総里見八犬伝) fue escrita por Takizawa Bakin.

    El libro reseñado, “La Leyenda de los Ocho Guerreros Perro”, por Fuutarou Yamada.

    Menciono esto porque con el “Además, el autor ya contaba en su currículum con numerosas adaptaciones cinematográficas”, se podría entender/se entiende que se está hablando del mismo autor del libro Nansō Satomi Hakkenden, al estar todo en el mismo párrafo y los adverbios “además” y “ya” agregando cualidades al autor.

    Gracias! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *