Reseña: El juego de Ender, de Orson Scott Card

El-juego-de-EnderLa ciencia ficción es un género que admiro y esta novela es, desde la conclusión de su lectura, una de mis obras preferidas de dicho género. Me gusta porque los escenarios has de imaginártelos, no es lo mismo que cierto pasaje se suceda en un lugar conocido que lo haga en una nave espacial o en otro planeta, en estos casos desconoces los factores, aquí tienes que dar rienda suelta a tu imaginación y para eso tiene que haber detrás un autor que te lo describa a la perfección para darle credibilidad a la obra. Siempre he imaginado los interiores de las naves iluminados por cientos de luces de neón de diversos colores y decorados con figuras geométricas como rombos, triángulos, cuadrados, círculos…, pero también otras no tan conocidas como mircos, yapuos o frodes. Además la creación de personajes en este tipo de género es uno de sus puntos fuertes, cada uno de los mismos parece estar dotado de unos rasgos casi imposibles a nuestro entendimiento y con unas cualidades que a mí no dejan de sorprenderme. De nuevo es el autor quien te lo detalla de manera magistral. Y por último, ¿qué me dicen de esas épicas batallas, en general por la supervivencia de algún tipo de especie, con la que somos obsequiados? Para mí, no tiene precio.

No es fácil escribir ciencia ficción, pues el autor no solo ha de desarrollar una historia que enganche al lector desde el principio, además ha de inventar personajes tan fascinantes como autómatas (androides o robots), o seres parecidos a nosotros o a algunos de los animales que pueblan nuestro planeta y crear un decorado que nunca antes el lector haya ni siquiera imaginado. No tengo duda de que en la Literatura, el género fantástico en general se corresponde a la magia con la que un prestidigitador  nos obsequia en sus números. Esta es la verdadera razón por la que leo este tipo de historias.

Y ahora, querido lector, trataré de convencerle para que lea El juego de Ender de Orson Scott Card. Si bien esta pequeña introducción ha sido referida como un breve homenaje al género, lo cierto es que El juego de Ender va más allá de ser una simple obra de ciencia ficción.

Casi en la mitad de la lectura me encontré con un fragmento colosal: un breve diálogo que tienen Ender y su amigo Dink, donde discuten la veracidad sobre los insectores, una raza alienígena que, según sus profesores de adiestramiento, amenazan con invadir el planeta. Es una narración excelente la que plantea el autor de la obra, nos hace dudar de la historia de los colonizadores y nos surgen nuevas preguntas.

Esta novela ha cumplido con creces mis expectativas. El hecho de que fuese galardonada con el Premio Nebula en 1985 y con el Premio Hugo justo un año después dice mucho de esta obra. No se conceden estos méritos así como así. Si esto aún le parece poco, El juego de Ender está considerada como la novela con mayor aceptación de la ciencia ficción moderna, una obra distópica que, casi treinta años después, ha sido estrenada en la gran pantalla. Con Harrison Ford, quien interpreta el rol de Coronel Graff; Ben Kingsley o Asa Butterfield entre otros actores.

Ha sido objeto de varias ediciones en nuestro idioma, yo les aconsejo que lean la última, la que Ediciones B ha puesto a su disposición en el 2013. Esta es la obra de ciencia ficción que todo el mundo debería leer.

“El planeta se ve amenazado por los insectores, una raza alienígena que se comunica mediante telepatía y que pretende invadir el planeta. Mazer Rackham fue el antiguo líder que salvó a la humanidad durante la Primera y la Segunda Invasión, pero ahora ha envejecido y la F.I (Flota Internacional) necesita un nuevo guía que les ayude a erradicar de una vez por todas a esos seres. Ender Wiggin, cuyo verdadero nombre es Andrew, ha de ser la persona que les conduzca hasta la victoria, un niño de apenas cinco años. Para ello ha de ser adiestrado e instruido lejos de su hogar. Simulacros de batalla, simulaciones por ordenador y tratamiento emocional es todo lo que necesita como disciplina para llevarles al triunfo final. Ender deberá aprender todo en un tiempo récord, pues el tiempo se agota y la invasión de los insectores está cerca.

La mayor adversidad para Ender es su propio hermano, Peter, quien lo trata con desprecio, más bien no parece su propio hermano, sino un simple conocido. Ender ha de soportar sus constantes peleas, al tratarse de un Tercero, es decir, alguien que no debería haber nacido pues el gobierno ha limitado a dos el número de hijos. Todo lo contrario que su hermana Valentine, con quien se mantiene muy unido y que será clave en algunos puntos de su nuevo cargo…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *