Reseña: El azul es un color cálido, de Julie Maroh

El-azul-es-un-color-calidoCuando leo algo que no es ficción, me gusta que sea algo como este cómic, una bofetada de realidad en toda regla.

El azul es un color cálido, es una historia triste pero a la orden del día. Muestra la solitaria vida de Clementine, una chica joven que busca su lugar en el mundo. Se rodea de amigas, amigas que la impulsan para que vea que es lo que tiene que hacer. Incluso, con quién tiene que salir, rodearse, y a quién debe entregarse.

Sin embargo, Clementine se siente confusa desde que un día se cruza con un guapísima chica con el pelo azul pero… ¡va agarrada a la cintura de otra chica! Empiezan entonces los sueños premonitorios y confusos que amargan la vida y te hacen indicar que eres diferente. Aunque un amigo del instituto pondrá al día a Clementine. Nada de «diferente», el corazón no entiende de eso.

Una historia difícil de olvidar. Te hace comprender muchas cosas a través de un personaje dulce como es una chica de dieciséis años. Es un cómic diferente. Con final inesperado. Dibbuks, una vez más, consigue traernos esas joyitas tan llamativas del otro lado de Los Pirineos.

El-azul-es-un-color-calido_1

El azul es un color cálido ha golpeado tan fuertemente a la crítica (recordemos que Francia vive sorprendentemente alterada por la legalización del matrimonio gay) que en poco tiempo se ha hecho película. La vida de Adèle ha sido galardonada con la Gran Palma de Oro en el último Festival de Cannes. La premier de la película se emitirá en breve en nuestro país. Exactamente, el próximo martes 22 LavidadeAdelede octubre a las 19:30 horas, en los Cines Callao de Madrid.

Pese a que el film atrae, lo que resulta realmente interesante es que El azul es un color cálido, de Julie Maroh, es una novela gráfica editada en España por Dibbuks. Hay que leerla. El amor, la pasión, los sentimientos tan poderosos como universales de los que no podemos alejarnos… Estaros atentos si os hacéis con ella porque El azul es un color cálido sabe tocar muy dentro.

Desde luego, es una de las mejores historias que he leído últimamente. Ya lo he dicho: una bofetada de realidad en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *