Reseña: Caminarán sobre la Tierra, de Miguel Aguerralde

Caminarán sobre la tierraCuando Dolmen anunció que había fichado la nueva novela de Miguel Aguerralde me pareció una noticia excelente; el autor de la brutal Última parada: la casa de muñecas es un gran narrador. Cuando anunciaron que se englobaría dentro de la Línea Z supe que la lectura de Caminarán sobre la Tierra sería una delicia de entretenimiento y que, además, sufriríamos leyendo. La novela de Miguel Aguerralde comienza mezclando dos líneas temporales, una en el pasado, en la época donde los piratas gobernaban el mar, y otra en el presente, donde un historiador se lanza a la búsqueda de una reliquia perdida. Y esa fue la primera de las sorpresas que el autor nos tenía reservadas, el corte de película de aventuras ochentera que tiñe la primera mitad del libro y que hace que no quieras separar la vista de sus páginas. El título nos avisa que esto va de muertos vivientes. Sabíamos que llegarían y cuando lo hacen es arrasando con Las Palmas y descontrolando lo que hasta entonces parecía un espectáculo perfectamente ordenado. No encontraréis aquí muertos vivientes de los que corren como Usain Bolt dopado hasta las cejas; los de Miguel son muertos vivientes de los que salen de sus tumbas: descompuestos, cadavéricos, lentos, esqueléticos y muy voraces. E, inciso, los muertos recientes son más poderosos al tener aún en su cuerpo vestigios de la energía que tenían cuando estaban vivos. Eso hace que los protagonistas no tengan claro el nivel de peligro de lo que se les acerca hasta que es demasiado tarde.

Y llegamos a ese punto: los protagonistas. Son variados, puesto que estamos ante una novela coral, y los hay de todo tipo. Amables, desagradables, inteligentes y cobardes pero todos ellos bien diseñados y muy reales, tanto que sentimos que podríamos conocer a todos ellos en cualquier momento. Y claro, estamos ante una novela de Miguel Aguerralde, conocido por hacer sufrir a sus personajes y no tener ninguna compasión para con ellos. ¿Recordáis que os dije que sufriríamos leyendo su novela?

Normalmente, en las películas y novelas, podemos intuir cuando un personaje va a morir porque sus tramas quedan resueltas o dejan pocos flecos al aire. En la vida real, la muerte nos llega a todos sin previo aviso, tan súbita que no importa si quedaban cosas por hacer o si estábamos destinados a ser importantes en el mundo. En Caminarán sobre la Tierra nunca podrás estar seguro de que tal personaje vaya a sobrevivir o no. No importa que se hayan abierto unas posibilidades que te hacen soñar con las cosas que van a pasar con él. Los muertos vivientes cercenarán todas esas opciones. Que por cierto, introducir a un ciego en medio de un apocalipsis zombi me ha parecido un toque genial. Uno de los momentos más terroríficos, y oscuros, de la novela le tienen a él como protagonista.

Ahora bien, aunque me ha parecido una novela muy entretenida y de lectura fácil, es cierto que la primera parte funciona bastante mejor que la segunda. No porque la segunda parte no funcione bien, sino porque la primera te hace desear que toda la novela siguiera esa línea. Tendréis ganas de coger una espada y luchar contra corsarios y piratas.

Ojo, la segunda parte de la novela no pillará desprevenido al lector habitual de literatura zombie. Lo harán las muertes que tienen lugar entre sus páginas, pero no las situaciones, bastante canónicas en su mayoría. Lo canónico no es malo per se, no en mi opinión al menos, pero al hacer una reseña hay que mencionarlo. Y aquí se añaden suficientes elementos interesantes para que lo canónico no lo parezca tanto.

Prestad especial atención a los ciento un guiños a películas de género que encontraréis en Caminarán sobre la Tierra. Impagable el momento El Resplandor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *