Reseña: El Bruto. El avaricioso castigo de la Muerte, de Eric Powell

el-bruto-10-el-avaricioso-castigo-de-la-muerteConocí por primera vez El Bruto (The Goon) cuando trabajaba más que vivía. Oí que era un cómic de monstruos con toques de humor negro y donde un tipo forzudo apenas gesticulaba mientras daba «mascás-en-cara» a ciertos bichos con algunas toneladas de peso. Por entonces, El Bruto gozaba de una serie regular en grapa y de vez en cuando aparecían por mi tienda especializada favorita ciertos crossovers que eran como pepitas doradas en un río sucio lleno de yerbajos. Gracias a que trabajaba cuando otros estudiaban, podía hacerme rápidamente con todos los números que salían. Durante algún tiempo, los mundos, las callejuelas, las casitas en el bosque mermadas por el paso del tiempo y llenas de tentáculos en las que se movía El Bruto eran mi diversión, mi aventura, mi relación más cercana con la sociedad de un lugar en el que me gustaba deambular en aquellos últimos resquicios de los años noventa…

El Bruto (The Goon) es un cómic creado por Eric Powell en 1999. El Bruto es un tipo musculoso, con gorra y sin escrúpulos; una mala bestia con los dientes descolocados que es el terror de todos los monstruos del lugar por donde pasa. Cuando menos se lo esperan, él y su compañero Franky (un sidekick respondón que no tarda en coger la recortada cuando las cosas se tuercen) se ven metidos en los planes del Mal. En El Bruto (The Goon) te vas a encontrar criaturas paranormales tales como fantasmas, ghouls, aliens de otras dimensiones, hombres lobo, demonios, monos gigantes, zombies, arañas que hablan, científicos locos y un largo compendio de seres sin nombre…

the-goon4

El Bruto. El avaricioso castigo de la Muerte contiene tres historias. En la primera vemos que todos los amigos de El Bruto están preparando su fiesta de cumpleaños. Pero él, como cualquier persona de su edad, ese día, está triste. Aún así, ocurre algo inesperado que cambia la fiesta… El segundo capítulo es una trama genial sobre un carnicero que busca desesperadamente rebanar el pescuezo de una chica. El problema es que el tío de la gorra anda de por medio y… está empezando a remangarse. Una gozada de historia donde el autor EricCarroña Powell demuestra como contar una aventura sin diálogo mediante pequeñas ilustraciones. Un método mudo, factible y que te hace trabajar la mente. Y ya el capítulo tres es más que genial. No aparece El Bruto. El protagonista es Carroña, un ser inmortal que viaja por el mundo buscando su propia muerte. Harto de vivir eternamente, lo ha intentado todo pero no puede quitarse la vida por más que lo intenta. En su deambular llega hasta un pueblo donde viven aterrorizados unos aldeanos por un ser monstruoso que también dice ser inmortal. Carroña sonríe. Y decide enfrentarse a él pues quizás, por fin haya encontrado su Némesis, gracias a Dios. Una argumento con frases que os marcarán a más de uno.

Estos tomos de El Bruto que está publicando Norma Editorial están compuestos por historias independientes. Son unas ediciones muy chulas porque gozan de una buena encuadernación, una calidad de papel alta y un dossier de extras genial en el que autores de renombre ilustran al personaje… Bueno, bonito y barato, con unthe-goon tema central en el que están basadas las historias.

Eric Powell ya es un autor consagrado. Muy pocos, sacan adelante una magnífico dibujo y guión de su propia obra. El Bruto (The Goon) le hizo ganar en 2005 y 2008, los premios Eisner a la mejor serie regular, mejor dibujante y mejor publicación de humor. Como suelo decir al que me pregunta por él: quién prueba El Bruto, sucumbe. No lo deja. Busca más de él y devora sus historias como uno de esos monstruos que aparecen en ella. Pero a los monstruos, recuerden, «mascás-en-cara».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *