Reseña: El gran Gastby, de Scott Fitzgerald

elgrangatsbyScott Fitzgerald (1896-1940), es uno de los grandes escritores de la literatura norteamericana del siglo XX. Es un autor que escribió novelas, relatos y guiones para cine y que le tocó vivir tanto en lo personal como en lo vital una época convulsa y cambiante, marcada principalmente por la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión de los años treinta. De las cinco novelas que escribió, la última (“El último magnate”) a título póstumo, las dos más famosas y más reconocidas mundialmente son “Suave es la noche” y “El gran Gastby”.

“El gran Gastby” (1925) es una obra que se encuadra en una época muy concreta dentro de la historia de los Estados Unidos, los locos años 20, Fitzgerald cuenta una  historia de desamor sumergiéndonos en una amalgama de suntuosidad, baile y excesos de alcohol, donde la fiesta no parece tener final, en un ambiente donde la superficialidad y la falta de valores morales es el idioma común para poder desenvolverse y progresar en la escala social. El protagonista-narrador es Nick Carraway, un recién licenciado aspirante a escritor que se muda, con el dinero de su tío, al barrio adinerado del West Egg (NY); se convierte involuntariamente en vecino de Jay Gastby, propietario de una mansión donde de manera continua se celebran grandes fiestas. Durante la primera mitad del libro, Gastby es como un fantasma, un mito, un ídolo epicúreo del que todos hablan y admiran pero nadie sabe realmente quién es o de donde viene. Carraway nos relata el entorno y los personajes como si fuésemos un invitado más, a través de profundas sentencias y magistrales diálogos. La sutileza y el subtexto en las conversaciones dentro de un ambiente de manifiesta superficialidad, egoísmo y miedo a la soledad, se entremezcla con la crudeza del ser humano que ha llegado al meridiano de su vida y sigue vacío: son jóvenes que buscan el placer y la prosperidad económica y que a su vez se encuentran profundamente desorientados espiritual y vitalmente. Fitzgerald retrata como nadie el hastío existencial de seres jóvenes y condenados por la propia miseria moral de su existencia o sentido de su vida. En este sentido Gastby, en la sombra en la primera parte del libro, es el mago de Oz adorado por todos y  por el cual su viaje de placer a ninguna parte tiene sentido.

En la segunda parte, ya nos expresa lo que será una gran y trágica historia de amor, en la que Gastby se conforma como uno de los personajes más complejos e interesantes de la ficción literaria del siglo XX. La prosa de Fitgzgerald, aunque algo lenta en ritmo al principio, se convierte en un auténtico placer de sensaciones y descripciones para el lector tanto de ambiente como de personajes; agudo y fino como un aguijón, traza estocadas que sintetizan no sólo las miserias de hombres y mujeres, sino a toda una época y modo de vivir y pensar: es la gran bacanal, la última fiesta antes de la hecatombe en forma de crisis económica y guerra mundial. El autor deja un gran halo de melancolía en forma de antihéroe solitario en el propia jungla de la sociedad, una sociedad que estará dentro de pocas décadas a punto de transformarse en ese monstruo económico y materialista que absorberá a todo occidente y que en Gastby simboliza la primera y más bella y triste víctima.

Scott Fitzgerald es un autor que debe ser leído, tanto para los que ven la literatura como un ejercicio de estilo, como los que la ven como un medio para expresar las contradicciones del ser humano del siglo XX. Asimismo, es una estación de parada obligatoria que hay que visitar y disfrutar para todo aquel que pretenda o presuma de ser escritor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.