Reseña: El cuarto jinete. Armagedón, de Víctor Blázquez

De nuevo, por cortesía de Dolmen Editorial nos llega otra excelente obra de género Z: El cuarto jinete. Armagedón, de Víctor Blázquez. Si no leíste la primera entrega te aconsejo que lo hagas, pues el ritmo de acción es trepidante. Si lo hiciste, recordarás que en un laboratorio de una localidad llamada Castle Hill, alguien se dejó caer por error un virus letal que puso en jaque a la población. Los muertos caminaron por las calles, desatando el caos más absoluto imaginable y provocando el pánico entre los habitantes del pueblo… En esta segunda entrega, los traumatizados supervivientes de Castle Hill viajan hasta el Radisson Hotel en el interior de varios camiones del ejército. Los militares no son conscientes de que transportan una bomba de relojería que está a punto de ser detonada. Y la causa de que esto ocurra es un simple beso. ¿Cómo puede algo tan hermoso como este acto desencadenar un Apocalipsis?  La respuesta la encontrarás en El cuarto jinete. Armagedón.

Los damnificados, ajenos a los acontecimientos que tendrán lugar en pocas horas, únicamente piensan en descansar en el lujoso hotel y olvidarse de los terribles sucesos por los que han tenido que pasar para sobrevivir y pensar en una nueva vida. El temible virus, conocido como “El cuarto jinete”, ha comenzado y su devastación es inminente. La gran ciudad de Los Ángeles ha caído y la epidemia sigue arrasando las localidades colindantes, e incluso llega a la costa atlántica, a la ciudad de Orlando, en Florida. Quienes logran escapar buscan refugio en un complejo urbanístico llamado San Mateo, el cual se encuentra cerrado a cal y canto por medio de una muralla. Este fortín es el lugar de residencia de ricachones y famosos y en su interior residen personas aún más crueles que la horda de zombis que vagan por las calles. La convivencia, por momentos, se vuelve irrespirable. En mi opinión, este es uno de los puntos fuertes de la novela que nos plantea una interrogante: ¿Acaso el ser humano está preparado para afrontar una devastación similar a la que se da en esta novela? Al igual que sucede en El cuarto jinete. Armagedón, creo que imperaría la ley del más fuerte. El sálvese quien pueda, la avaricia y la maldad aflorarían como principales intereses en nuestra raza. Y esto Víctor Blázquez lo narra con absoluta maestría.

También me llevo un personaje entrañable: Paula, una niña de seis años, muy tierna. Me tocó la fibra sensible. Echaré de menos sus ingeniosos comentarios hasta que empiece con la tercera parte, pues el final queda abierto para, por lo menos, otra entrega más.

Al igual que en la anterior entrega, Víctor Blázquez nos brinda una narración como si de un guión televisivo se tratase. Nos obsequia, como espectadores de primera fila que somos, con unas inquietantes descripciones y unas secuencias de imágenes del más puro terror. Somos unos privilegiados de cada uno de los pasajes descritos en la novela, casi notaremos como la sangre salpica en nuestro rostro y sentiremos miedo,  mucho miedo, pues parece que uno de esos incansables seres corren tras nosotros. No hay respiro, es una novela en la que en todo momento está sucediendo algo. Como reza el acertado eslogan: “No hay sitio al que huir si la muerte corre más que tú”. ¿Te sientes preparado para esta carrera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *