Reseña: El hombre delgado, de Dashiell Hammett

Solemos pensar que muchos de los libros de autores consagrados cuyos títulos no son archifamosos, no necesitan nuestra atención. Es así que nos dejamos en el tintero grandes y buenas historias. Como me dijo alguien alguna vez: “Las opiniones son como la raja del culo. Todo el mundo tiene una”. Sólo por eso puede ocurrir y ocurre, que la magnánima obra de un autor a la que todos alaban a ti no te guste y en cambio, sí otra pequeñita de la que nadie habla… El hombre delgado es una de las novelas de Dashiell Hammett, ese autor que he descubierto con el paso de los años cuyas tramas, diálogos y personajes me fascinan. Fue un tío que ejerció verdaderamente de investigador privado antes de dedicarse a escribir y plasmar así todas las injusticias que sus ojos vieron pasar. En el tema escrito fue un tío que escribía formidablemente bien, a mi modo, directo al grano, cuyas tramas son como un tiro en la cara.

Acabado de leer. Me ha entusiasmado saber que hay muchas obras semiocultas con las que hay que atreverse, y no ir de fantoche por ahí diciendo «Yo sólo leeré lo mejor de cada autor», como he oído en alguna ocasión. Leer El hombre delgado me ha dejado la extraña sensación de que hay historias con las que se aprenden cantidad de cosas. Dashiell Hammett fue un buen escritor de novela negra, el precursor dicen, con sus tramas sabes lo bien que sabía pillar a alguien por sus actos, frases o incluso palabras que soltaba en una simple conversación.

Hammett (1894-1961) fue un detective cínico, duro y lo más importante: sabía de lo que hablaba. Y es en El hombre delgado (de las novelas que llevo leídas hasta ahora) donde mejor se refleja. Y lo hace como Nick Charles, un detective que ha dejado el oficio para casarse y vivir la vida con una dama de la alta sociedad. No obstante, de pronto, una chica aparece muerta en una oficina importante de la ciudad. Nick Charles se ve obligado sin quererlo a entrar en el caso. Conoce a tanta gente y es tan famoso que parece imposible evadirse y que nadie lo requiera. Se rodea así de cantidad de personajes, la mayoría sospechosos, cantidad de indicios contradictorios y pistas que con el paso de la historia se convierten en pruebas elementales. El clímax de la novela es tan envolvente que sientes el deseo de llegar al final cuanto antes porque cuando parece que hay un culpable, e incluso en ocasiones Charles se inclina por ello, éste muere, desaparece o se encuentra algo que le absuelve. El hombre delgado transcurre durante las Navidades de 1932 en Nueva York, pero maneja la historia criminal de forma muy actual. La policía lleva el caso pero hay cierta gente que prefiere que lo lleve Charles; ya sea por una solución rápida, ya sea para eliminarlo.

Ya lo he dicho, un estilo directo, conciso y con una ironía constante en los diálogos que hace que sonrías o incluso sueltes alguna carcajada. En definitiva, una tragicomedia. Muy, muy buen libro, friends. Interesantísimo y genial argumento. Final anecdótico. Ideal para la época veraniega. Una novela amena, con no muchas páginas y envolvente como un film de Martin Scorsese.

¿Mi consejo? No leerlo al sol. Porque te quemarás seguro.

3 comments

  1. Moises dice:

    Oye ¿crees que pueda conseguir obras de Dashiell Hammett en Mexico?

    • Juan José Castillo dice:

      Hola amigo Moises, no sabemos qué editorial tiene los derechos allí pero seguramente los tenga varias. Dado que debido a su antigüedad es fácil que sus obras salgan a la luz. Aquí tienen unas ediciones muy chulas dos editoriales: Alianza Editorial y RBA Libros. Un abrazo.

  2. Julieta dice:

    Alguien podria decirme que puntos hay entre las miradas y preocupaciones de Rodolfo Walsh, Hammett y soriano???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *