Reseña: El atlas de las nubes, de David Mitchell

¿Alguna vez habéis terminado de leer un libro y, embelesados por la historia recién concluida, queréis volver a empezarlo desde el principio? Llevo más de veinte años practicando el arte de la lectura y esta situación me había pasado en muy pocas ocasiones. Tan pocas que las contaría con los dedos de una mano. El atlas de las nubes es una de esas novelas que, sin dudarlo, releeré repetidas veces, si es posible una vez al año. Hay quiénes afirman que, al igual que sucede con la música, en la literatura ya está todo inventado, que únicamente saldrán breves destellos puntuales sobre una obra o sobre un autor determinados. Este es un tema demasiado intrincado, pues cada uno tiene una opinión diferente, y serían necesarios plasmar miles y miles de párrafos para finalmente llegar a la misma interrogante con la que se inició el debate: ¿Está realmente todo inventado? Tal vez  esta reflexión sea debida a que, hoy en día, el panorama literario avanza a pasos tan agigantados que a muchos lectores nos cuesta elegir al autor u obra que más innovación cause en el campo literario. Queremos abarcarlos a todos, al menos ese es mi caso, y no es fácil tomar la decisión de qué o a quién leer. Bien, hoy os lo pongo fácil, pues El atlas de las nubes abarca tantos géneros que difícilmente alguna de las seis historias que contienen no sean de tu agrado.

En la primera historia, titulada “El diario del Pacífico de Adam Ewing”,  retrocederemos a finales del siglo XIX, a bordo de un barco donde el desgraciado señor Adam será víctima de una terrible enfermedad. En “Cartas desde Zedelghem”, Robert Frobisher, el mejor compositor británico del momento, viaja hasta Brujas, Bélgica, para trabajar junto al también compositor, Vyvyan Ayrs. Las cartas que Robert envia a Rufus Sixsmith, su novio, relatan las tensas relaciones entre ambos artistas. La periodista Luisa Rey investiga un peligroso caso donde su vida corre peligro. La acción que se desarrolla en esta tercera historia, titulada “Vidas a medias. El primer misterio de Luisa Rey”, es de vértigo. “El tremendo calvario de Timothy Cavendish”, sucede en nuestra época. Un viejo editor se verá traicionado por su familia, quienes le internan en una residencia para ancianos. En esta cuarta historia se narran al mínimo detalle muy buenas situaciones de humor. Pero si tengo que elegir una historia, me quedo con “La antífona de Sonmi-451”, para mí la mejor de todas. En la misma, una clon que ha sido creado para servir al ser humano, se rebela y decide huir de quienes la crearon. Una trepidante historia futurista. Y la última de ellas es una historia con tintes apocalípticos que se titula “El cruce de Sloosha y toda la pesca” y que tiene lugar en un futuro muy lejano, donde se libra una batalla entre las tribus supervivientes y unos enigmáticos seres que harán que se te hiele la sangre.

Aunque no lo parezca, las seis historias de El atlas de las nubes están conectadas entre sí. En todas, hay un personaje que tiene una misteriosa mancha de nacimiento con forma de cometa. Hacía mucho tiempo que no leía una novela que me causara tal impacto como esta y, sin duda, ha sido la innovación que estaba buscando. Estará entre mis lecturas favoritas al final del año y David Mitchell será, a partir de ahora, un autor que tendré muy presente cuando tenga que elegir una lectura. Duomo Ediciones ha publicado en español una de las novelas de las que se hablará durante mucho tiempo.

Un último apunte antes de despedirme. Apenas terminé de leer El atlas de las nubes, he visto la excelente adaptación de la novela, dirigida por los hermanos Wachowski y Tom Twyker. Una versión bastante fiel. Como suele ocurrir en una obra de determinada extensión, tuvieron que reducir la duración del film y algunos pasajes que para mí son imprescindibles, por este motivo les aconsejo que lean antes la novela y juzguen por ustedes mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *