Reseña: Snuff, de Terry Pratchett

Siendo honesto, he de admitir que es la primera novela que leo de Terry Pratchett, por lo tanto la primera de sus obras ambientadas en el fantástico universo de Mundodisco y eso que con Snuff, van treinta y nueve volúmenes publicados de la serie, lo cual me lleva a una pregunta: ¿Qué he hecho para perderme las treinta y ocho partes restantes? ¿Dónde diablos he estado metido todo este tiempo? ¿Por qué, si sabía el éxito que estaba cosechando, pues setenta millones de ejemplares vendidos no son pura casualidad, no le di la antes la oportunidad?

Había oído hablar mucho y muy bien del autor, sabía que era uno de los escritores británicos que gozaba con mayor popularidad en estos momentos, que en el 2009 fue nombrado caballero de la excelentísima Orden del Imperio Británico por su contribución a la literatura, incluso había leído alguna reseña sobre algunos de sus trabajos y, más o menos, todos coincidían en lo mismo, todos ponían al autor y a la creación de su universo por las nubes, todos afirmaban que Terry Pratchett era un excelente narrador de historias. Ahora, minutos después de haber concluido Snuff, puedo (y debo) pensar lo mismo y, además, recalcarlo. Si hubo algún sorprendido, ese fui yo, no malinterprete mis palabras, pero para mí fue encontrarme algo nuevo, algo distinto a todo lo que había leído con anterioridad y eso que el señor Pratchet lleva dando “guerra” muchos años.

Siguiendo con mi sinceridad, tengo que decir que al principio me costó meterme en la lectura, causa sin duda alguna del desconocimiento de ese extraño universo y esa atmósfera que en un principio me resultaba desconcertante, pero una vez que te metes de lleno en la historia, es muy fácil seguir el hilo, pues después de todo Mundodisco no es un lugar tan diferente al nuestro, únicamente hay que añadirle algunos seres fantásticos y pelillos a la mar, todo va suave como la seda. Me fascinó la historia, la elaboración de personajes y la forma de vida de alguno de ellos. Algo que me llamó mucho la atención, (sonrisas modo On), fue esas curiosas vasijas llamadas «unggues» que usan los trasgos para… Stop! Deberá leerla para saber a lo que me refiero, para saber el motivo de mi alegría.

Por otra parte, desconozco si Sam Vimes es el protagonista de todas las obras que componen la colección ambientada en Mundodisco, es decir, de los treinta y ocho anteriores volúmenes, incluso ignoro si hay sagas o un orden de lectura a seguir para una mayor comprensión, pero prometo averiguarlo, pues como dije antes, esta novela me ha enganchado de tal forma que será difícil dejar de pensar en ese peculiar universo durante bastante tiempo.

Para Sam Vimes, comandante de la guardia de Ankh-Morpork, no existen las vacaciones, no puede permitirse el lujo de que en su entorno ocurran crímenes y actos de violencia, no mientras el siga estando al mando. Cuando su esposa, la encantadora Lady Sybil, le propone que se tomen unos días libres en el campo, (algo que Sam odia), lejos de la urbe, con la esperanza de tomarse un descanso, Sam hará todo lo posible para evitar irse lejos de lo que el considera su hogar, incluso investigar un reciente asesinato a un trasgo, uno de esos seres de los que nadie se apiada, pero que para él resulta ser la excusa perfecta a la petición de su esposa…

No tardaré mucho tiempo en empezar esta maravillosa serie de Mundodisco. Desde hoy, Terry Pratchett tiene un nuevo seguidor.

2 comments

  1. Whitesnake dice:

    Hay varias novelas ambientadas en Mundodisco con Sam Vimes y su armada como protagonista. De hecho la primera donde aparecen, “Guardias! Guardias?”, es hasta la fecha mi favorita.
    No te la pierdas! ;)

    Un saludo y buena reseña.

    • Oscar dice:

      Ya he empezado a leer al autor. Hace poco terminé la lectura de “Me vestiré de medianoche”, su última novela. Parece que empiezo desde el final en lugar de desde el principio.
      Gracias por la recomendación y el comentario. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *