Reseña: La silla, de David Jasso

La razón por la que elegí esta lectura es muy sencilla: me encantan el tipo de situaciones donde una o varias personas se encuentran atrapadas, sin que parezca existir una razón aparente para evitarlo, vivir todas las sensaciones claustrofóbicas que padecen los protagonistas de esas historias y donde por arte de magia el autor, cual mago en plena faena frente a un entusiasmado público, saca de la chistera la solución a tan enigmática situación. Y eso es lo que es David Jasso, un mago del terror psicológico en este país, simplemente es suficiente abrir el libro y leer el primer párrafo de esta novela para darse cuenta de que estás ante una obra maestra del suspense.

La silla es una novela tan adictiva que apenas me ha llevado un par de días devorarla. Sí, la devoré como si fuese lo último que iba a leer en la vida y tengo que admitir que su sabor ha sido intenso, tengo, además, que afirmar que es una de las mejores obras que leí del género y que sin duda se quedará adherido a mi paladar durante muchísimo tiempo. Es de ese tipo de historias que deseas que no acabe nunca y que, cuando lo hace, la volverás a leer en repetidas ocasiones. Y, créeme, contarás los días para hacerlo, pues dejará una huella imborrable. Apenas da respiro, es tan inquietante que te retorcerás en tu sillón, como si emularas al personaje principal de la trama. No hay ni un solo momento en el que tus párpados quieran descansar para echar una cabezadita, ¡David no te lo permite!, pues la narración roza la perfección y la acción, en todo momento, alcanza cotas tan elevadas que te será imposible dejar de leer. Te aviso, si empiezas a hacerlo, no sabrás cuando parar. Estarás tan sumergido en la historia que no sabrás ni cuando es la hora de dejar la lectura, aunque tengas hambre, sueño o cualquier otra necesidad que tu cuerpo te pida, no lo harás, lo dejarás todo por llegar hasta el desenlace, hasta llegar a ver escrita la palabra “FIN”.

Me encanta el personaje de Daniel Lonces, a mi juicio uno de los mejores que han sido creados en la literatura española y al que el autor suele recurrir en casi todas sus obras de una u otra forma, incluso otros autores lo han incluido como referencia en sus novelas y esto habla mucho y muy bien de él. Pero que conste que Daniel era un gran hombre, vivía feliz junto a su esposa e hijo y era un escritor de gozaba de cierta popularidad y al que la vida le trataba bien. Hasta que ocurrió lo impensable y Daniel se volvió un excéntrico, una persona a la que David Jasso no tiene reparo en maltratar a la mínima ocasión.

David Jasso tiene el don de entretener partiendo de una idea aparentemente fácil, pero que se va complicando conforme pasas las hojas. He de admitir que, en cierta medida, odio al autor por no permitirme levantar la cabeza mientras leía esta obra. Pensé que estaba bajo algún influjo, alguna maldición con la que el mago, (en este caso el autor), me había hechizado. ¡No podía parar! Cuando lo hice, no tuve más que palabras de agradecimiento. Te aconsejo que te dejes llevar por la magia y leas esta novela, pero antes haz los preparativos necesarios para no levantarte, pues, debido a la fuerte adicción de su lectura, te resultará imposible.

Antes de finalizar esta reseña, te invito a leer una pequeña sinopsis de una obra imprescindible para toda persona que disfrute del género de terror y el suspense.

“Daniel Lonces es un aclamado escritor español del género de terror. Para su próxima novela ha decidido meterse en la piel de su protagonista y, para ello, le pide a su mujer que le ate a una silla durante unas horas para vivir la experiencia en primera persona. Durante el breve instante de tiempo en el que transcurre el experimento, su esposa fallece, dejándole amordazado e indefenso a una silla con la compañía de su único hijo, Víctor, de apenas unos meses de edad…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *