Reseña: El fin de los días, de Adam Nevill

Si buscas, encuentras. Actualmente, se hace Terror del bueno pero hay que saber donde buscar, cual buscador de setas en el monte se tratara. Si no te sientes con ganas de patear por las montañas puedes recurrir a las reseñas publicadas en internet, las cuales, si todas coinciden… el río suena, agua lleva. Sinceramente, no creo que encontréis a nadie hablando mal de las novelas de Adam Nevill, me refiero a las novelas publicadas en nuestro país por la editorial Minotauro. Las novelas de Nevill son temas recurrentes, a la orden del día, pero en los que navega sin rumbo, El Mal, en una barcaza grotesca de madera labrada. Este autor inglés sigue demostrando título a título que es uno de los grandes del momento. Sabe crear atmósferas nocivas para el lector y te cuenta detalle a detalle lo que viven sus protagonistas hasta que estás tan metido en la historia, que tu entorno se asemeja a un pozo estrecho del que solo puedes salir si eres capaz de trepar hacia la luz.

El fin de los días comienza tremendamente bien con una entrevista de trabajo para un tipo que las está pasando canutas porque jamás consigue despegar del mundo audiovisual. Kyle Freeman es un director de documentales que debe dinero a su casero. Malas rachas una detrás de otra que hacen que empiece a plantearse ciertas cosas. Pero una entrevista de trabajo surgida la nada, a la que acude medio asustado porque nada tan bueno puede ser verdad, le cambia la vida. En principio, debe realizar un documental sobre el misterio que engloba a una fatídica noche de 1975 en la que una secta sucumbió ante el delirio común y en la que todo acabó con muertos, heridos y suicidios por doquier. La secta del Templo de los Últimos Días. Caso olvidado. Caso abierto. Caso que se rumorea que no se contó toda la verdad. Hubo comentarios –que intentaron ocultarse en los medios de información-, y que hablaban sobre experiencias paranormales, perversiones sexuales y seres acosados por una serie de presencias unos años antes… Kyle va de vivencia en vivencia y su cordura empieza a dañarse cuando al comienzo del rodaje ya empiezan a darse una serie de hechos inexplicables como visitas nocturnas, objetos espantosos en la habitación de su hotel, los testigos que entrevista mueren de forma repentina… Ya nada será como antes para Kyle después de este viaje.

La inevitable comparación con Stephen King ya se ha dado. Pero nada más lejos de la realidad, el escritor británico es de otro estilo, os lo aseguro. Nevill domina el suspense narrativo con sugerencias sobre todo, y nos adentra en sus historias lentamente pero con mano experta, sabiendo y haciéndonos saber. Adam Nevill ha conseguido encandilarme con lo primero que he leído de él. Sus novelas anteriores, también sendos éxitos de la editorial Minotauro, como Apartamento 16 y El Ritual me esperan en la librería, y ya ando calentando el sitio en hacerme con ellas.

Este autor trata los temas en los que más me gusta adentrarme con una forma de narrar fascinante que engancha y da pie a ideas. Son temas asfixiantes, escenas sobrenaturales que no se muestran al completo sino que se enseñan de pasada para mantener la intriga hasta el apoteósico final.

Si lo tuyo es pasar miedo y leer libros con los que te sientes bien dentro de lo malo; y te fijas sobre todo, en cómo de bien lo hace el autor con su forma de narrar y el suspense mantenido… El fin de los días es tu libro. Dicen que por el momento ésta es la obra más densa de Adam Nevill. Pues amigos, cómo de soberbias serán las otras. El fin de los días se me ha pasado en un suspiro.

One comment

  1. Adonita dice:

    Gracias por la recomendación, lo lei en 2 dias y me ha encantado: la atmósfera y la forma en que te atrapa, la historia, y que no puedes parar de leer. Voy a repetir con el Ritual en cuanto pueda :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *