Reseña: Mal de mares, de Alberto Bermúdez

Alberto Bermúdez es un autor a tener muy en cuenta en futuro inmediato. ¡Qué gran historia es Mal de mares! ¡La devoré apenas en un día! ¡Ojo!, la novela va ganando intensidad a medida que vamos pasando las páginas, no se apuren si al inicio de la misma, pueda resultarle un poco lenta, no es más que un prefacio antes de que aparezca la tormenta y todo se vaya a pique. Algo con lo que el autor juega a conciencia y que a buen seguro agradecerá. La narración recuerda a grandes escritores clásicos del género de terror y… ¡sí!, está escrita por un autor español, de Córdoba para ser más exactos, aunque pueda parecerle que esta novela lleve la firma de William Hope Hodgson, uno de los percusores del terror moderno que solía escribir sobre historias acontecidas en alta mar y que fue uno de los autores que sirvió de inspiración a H.P. Lovecraft, que se dice pronto.

Mención especial merecen el glosario y las notas que aparecen al final del libro. Todo muy bien detallado y explicado perfectamente, incluso con varios bocetos para no perder ni un solo detalle. Un grandísimo trabajo de documentación que ayudará al lector a sumergirse de lleno en la historia, llegando a formar parte de la tripulación del Nuestra Señora del Rosario, el buque de guerra donde tendrá lugar esta trágica travesía.

Como algunos de ustedes habrán podido adivinar, la excelente portada es de Alejandro Colucci, quien, una vez más, realiza un trabajo impecable, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados este ilustrador en cada título donde deja su firma.

Mal de mares es una historia muy original que tiene lugar a principios del siglo XIX, y que está marcada por fenómenos extraños que pondrán en jaque a los dos protagonistas de la historia: Diego y María, un matrimonio que viajan a bordo de un barco que sufrirá todo tipo de desgracias y cuya tripulación serán víctimas de horribles muertes. Hay un pasaje de la historia que podría recordarnos a algunos de los escritos de Lovecraft, ya sabrán cual si se deciden a leer esta obra. Por mi parte, muy recomendada. Además, Alberto nos regala dos pequeños relatos narrados por dos diferentes tripulantes del barco, ambos excelentes, que sirven de hilo con la historia y que nos ayudará a comprender algunos de los sucesos que están por llegar. Prepárense para una historia que no querrán parar de leer. El campo de batalla es un barco en apariencia apacible, pero que, tras una serie de acontecimientos, todo da un giro inesperado y el miedo se instala en su interior. Vivirán una inolvidable aventura de terror. Avisados están.

Es un gran acierto la labor que viene haciendo Tyrannosaurus Books apostando por escritores nacionales de género de terror. No hace mucho tiempo que esto podría parecer una decisión arriesgada para el público, pues preferían leer a autores de nivel internacional. Por fortuna todo esto está cambiando y, gracias a las buenas iniciativas, al buen hacer de las editoriales y a la gran calidad de las obras que nos obsequian los autores, podemos disfrutar de una literatura de un altísimo nivel creada en su totalidad en este país y que nada tiene que envidiar al panorama internacional, sino que más bien todo lo contrario. Desde aquí les insto a comprobarlo. Pasen y lean, estoy convencido de que no les defraudará la obra que ustedes elijan.

6 comments

  1. Gracias por la reseña Oscar.
    Saludos.

  2. Ramón Pellicer dice:

    Hola.

    Me cuesta muchísimo creer que un autor español se saque de la manga una novela con sabor a Hodgson. Y más viniendo del autor de la genial sátira Zoombi. Más que nada se trata de un cambio bastante grande de estilo, ¿no? Me emociona mucho que alguien escriba terror marinero. No es moneda común en este país. Con la curiosidad picada procedo a hacerme con una copia ipso facto. Además esa portada aumenta si cabe mis ganas de sumergirme. Solo tengo una duda, ¿la ambientación es anglosajona o el autor sigue en la línea de situar sus historias en un marco español? Ojala sea esto último, no creo que nuestra literatura necesite de “Jhonnys” o “Susies” para ser efectiva.

    Un saludo

  3. Oscar dice:

    Hola, Ramón:

    No es tan difícil de creer. Yo pienso que en este país siempre se ha hecho muy buena literatura y Alberto es un autor a tener muy en cuenta, como dije al principio de la reseña.
    Si te gusta Hodgson, vas a alucinar con esta obra, ya lo verás.

    La ambientación es totalmente española. Hay Pedros, Juanes, Diegos, Marías… Creo que vas a disfrutar esta novela. ¡Feliz lectura!

  4. Ramón Pellicer dice:

    Hola.

    Gracias por la aclaración Oscar, ahora SÍ lo tengo claro: ¡es mi libro! Más bien mi sorpresa venía porque un autor español escribiese horror marinero (con dejes de Russel o Hodgson como se publicita en la sinopsis oficial)… desde luego que en España hay gran literatura. ¡Je! Eso no lo pongo en duda en ningún momento. Precisamente el libro anterior de este autor me gustó muchísimo. Lo leí cuando andaba un poco harto ya de toda la línea Z de Dolmen – es que al final parece que le des una patada a una piedra y salgan hormigas zombies, ya me entiendes, no por falta de calidad si no por exceso de cantidad – y resulta que me sorprendió por ser la más original con respecto al tema que jamás haya leido (salvo algunos experimentos cyberpunks diseminados en antologías).

    Pues ya contaré que tal, un orgullo que alguien en España haya utilziado el legado de Hodgson sabia y respetuosamente -espero que sea así -.

    Un saludo

    • Oscar dice:

      Hola, Ramón:

      Pienso que lo importante es leer de todos los géneros, poco a poco, sin que llegue a saturarnos. Esto incluye el género Z, el cual adoro y pellizco de vez en cuando. No hay que excederse en ningún tipo de literatura pues puede llegar a agobiarnos. Lo bueno es que al final siempre terminamos volviendo a leer algo que creíamos aborrecido. A mi me pasó. Hay que hacer pausas cuando lo pida el cuerpo, nada más. :)

      La novela de Alberto Bermúdez no me cabe duda de que la vas a disfrutar. Ya me contarás. Gracias de nuevo por el comentario.

      Un saludo

Responder a Ramón Pellicer Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *