Reseña: La espada rota, de Poul Anderson

Hay hechos que los nuevos adeptos a la Fantasy no saben y les puede encantar. A comienzos de los años cincuenta, dos poderosas obras vieron la luz. Una, El Señor de los Anillos, otra, La Espada Rota. Sé que muchos ni siquiera han reparado en la obra de Poul Anderson aún, y en realidad no saben lo que se están perdiendo. El libro de Anderson es totalmente opuesto a la obra de Tolkien, aunque los dos son libros cumbres para el verdadero experto en el género. Ambos autores se atrevieron a reutilizar las mitologías clásicas y convertirlas en sus escritos de modo soberbio. Quizás Anderson se aferró un poco más a la idea de héroe escandinavo y eso me gusta, pero no veo con muy buenos ojos que usara localizaciones reales para los reinos en los que La Espada Rota tiene lugar. Aún así, lo salva con una idea interesante y una aventura épica difícil de olvidar.

Basta de comparaciones. La Espada Rota hace indispensable para cualquier lector, sí o sí. Su argumento emula con gran maestría las grandes sagas nórdicas. La trama muestra de forma muy original un mundo localizado entre la zona conflictiva de Dinamarca e Inglaterra pero utilizando un plano invisible a los humanos llamado «plano faérico». Comienza relatando la vida de Orm el Fuerte, un vikingo contrario al cristianismo que empieza a surgir en el sur de Europa. Cuando por fin su mujer le da un varón, después de otras tantas muchachas, éste es robado de su cuna y sustituido por otro niño muy parecido pero que ha sido engendrado por una troll por medio de las artes mágicas de un poderoso comandante elfo. Busca criar a Skafloc (nombre que da al bebé) y dotarlo de todos los conocimientos de los elfos, y hacer de él uno de los mejores héroes del reino. Sin embargo, Valgard, el niño sustituido y dejado a merced de la familia de Orm El Fuerte, hijo natural de la troll, y creado a semejanza de Skafloc para que no haya dudas; llevará otro camino muy distinto. A partir de aquí comienzan dos tramas, héroes y antihéroes, que tendrán un destino final unido de forma inevitable. La guerra de elfos y trolls es inminente. Cada bando ha ido conquistando terreno. Ciertos enclaves siguen en disputa. Cada bando goza de un héroe tocado por los dioses. Seres imbatibles. Un conflicto que solo se puede resolver de una forma… ¿La deducís? Esperad, esperad, porque os falta lo más importante. Otro personaje en discordia: Tyrfing, la espada que da nombre al libro. La espada maldita que posee un solo fin: Debe matar al desenfundarse. ¿Es ella la protagonista? ¿Es ella la que va a cambiar el curso de la historia?

La Espada Rota hay que vivirla. Hasta no hace mucho era un libro muy buscado. La edición extinta de Anaya en su colección Última Thule era un ejemplar por el que pagaban gran cantidad de pasta. Pero tranquilos, el magnífico sello Runas de Alianza Editorial lo ha rescatado para nosotros y a un precio muy asequible. Ya está en vuestras librerías. Es fácil de encontrar.

Resulta extraño que Disney o algunas de las fuertes productoras de género fantástico del momento no hayan decidido sacar film de tan bello relato. En mi opinión, con buenos profesionales podría salir algo muy interesante. Poul Anderson fue un autor muy prolífico. Tuvo un talento increíble para manejarse en muy diversos géneros. Fue el suegro del conocido autor Greg Bear. Formó parte del círculo de escritores de John W. Campbell que configuraron la llamada Edad Dorada de la Ciencia Ficción. Ganó el premio Hugo y Nebula y en su haber hay grandes obras como Tau Zero, la serie de Rey de Ys o La nave de un millón de años. Es decir, calidad por los cuatro costados.

2 comments

  1. Pablo Hinarejos dice:

    Sinceramente es un genero que me atrae muchísimo y según comentas es una gran obra.No sabia nada de Poul Anderson.
    Gracias por esta maravillosa crónica y compartirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *