Reseña: El Universo DC de Alan Moore

Hay gente por las que no pasa el tiempo y por las que nos alegramos de que no pase. Suelen ser seres destacados y especiales. Sí amigos, Alan Moore es ese famosísimo guionista de cómics que aún camina por las calles con apariencia de un Jesucristo hippie… ¿Quizás no sabe en que año estamos? ¿Quizá no quiere saberlo? Estoy de acuerdo en que lo bueno debe permanecer.

Alan Moore llegó a DC a principios de los años 80 previamente fichado del anclado mercado inglés,  donde llevaba ya tiempo trabajando para las más importantes editoriales de la isla. El nuevo contrato americano hablaba de una cosa: La Cosa del Pantano, una serie de la cual se encargaría y probaría ese tan famoso don del que algunos hablaban. El caso es aquel tío hippie empieza a bordarlo y provoca que empiecen a lloverle encargos. De esos encargos salieron grandes obritas de arte, números sueltos, ejemplares, que brillarían en la oscuridad que algunas colecciones mostraban por entonces. Esas historias tan guays, son las que ECC Editorial ha conseguido reunir y publicar en un tomo que va a inaugurar una nueva marca en nuestra web como The Indispensables (leído “Indispenseibols”), porque todo el que se atreva a probar con alguno de est, no se arrepentirá.

La verdad es que he alucinado un poco porque me ha encantado descubrir historias tan originales de las que no tenía ni una miga de conocimiento. “Nothing”. En Para el hombre que lo tenía todo, no solo nos preguntamos qué pasa cuando a Superman, en el día de su cumpleaños, se le concede lo que más anhela. Sino como sucede. Un parasito alienígena le gobierna el pecho y este provoca que sus más mejores sueños se cumplan, mientras tanto, uno de sus peores enemigos hace de las suyas fuera, el exterior, la verdadera realidad. En Olimpiadas nocturnas viviremos un interesante encuentro nocturno en la vida de Green Arrow. El día del padre muestra la total crudeza a la que se enfrentan algunos delincuentes, perseguidos por su pasado, dentro de una aventura de aquel superhéroe legendario (no lo conocía y ya soy supermega fan), llamado Vigilante. Después nos encontramos tres historias autoconclusivas que tuvieron una gran repercusión en la, por entonces, innovadora colección Green Lantern Corps. En Los confines de la jungla surge La Cosa del Pantano dentro de la colección de Superman. ¿Y para qué? Para ayudarlo.

Para que el Fantasma Errante protagonizara un número de Secret Origins (la colección dedicada a narrar el origen de los superhéroes) los editores de DC decidieron contar cuatro distintos orígenes del personaje. ¿Sabéis quién fue el guionista más alabado por su obra final? ¿No? (¿McFly hay alguien ahí?) Barro mortal cuenta la locura de uno de los enemigos más extravagantes de Batman, o mejor dicho, su pasión por una mujer que no puede conseguir. ¿Qué fue del hombre del mañana? Es la historia contada por Lois Lane después de que Superman ya no esté entre nosotros. Te preguntarás: ¿Murió así? Y por último La broma asesina. Es la historia del Joker. Una rápida ojeada a su triste vida y el porqué de sus actos. Si tienen un porqué, claro. O que se lo pregunten al policía James Gordon, que lo sufre en sus propias carnes.

Es que sí, amigos. Es que estamos ante una obra imprescindible. De esas que con los años serán muy buscadas. Alan Moore, el gran hippie autor de obras magnas como Watchmen, V de Vendetta y La Cosa del Pantano (para colmo) puede alardear de haber trabajado con grandes dibujantes con los que terminó de enmarcar sus trabajos más alabados. Con Kevin O’Neill hizo La liga de los hombres extraordinarios (nada que ver con la película, por Dios), con Brian Bolland, La broma asesina… Y así una larga lista. El Universo DC de Alan Moore es un volumen para buenos coleccionistas. Y como digo últimamente: Para el mal cómic leído. Antídoto: Alan Moore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *