Reseña: 200 locuras para que te quedes conmigo, de Martín Piñol

Martín Piñol, el humorista con más acento catalán de la galaxia, nos trae esta “freak novela”, como la denomina él, para hacernos reír con las aventuras y desventuras de… ¡él mismo!

Y es que no se puede esperar menos de un guionista de programas como Noche sin tregua, Club Súper3, Top Ten Tomatic, Paramount Comedy o… Saber y ganar.

200 locuras para que te quedes a mi lado es una novela de humor irreverente, pero también una novela romántica hasta la médula. El protagonista, Martín Piñol, es un gordo, freaky y cobarde, traumatizado por una infancia dura, que vive desde hace más de siete años enamorado de una amiga suya a la que es incapaz de declararse y a la que ve cambiar de novio como de peinado con todo el dolor de su corazón. Un día, el padre de Alicia (que así se llama la chica) le cuenta consternado que su hija tiene planeado irse a vivir a Nueva York con su nuevo novio, y aquí es donde empiezan las aventuras de este freaky religioso, cobarde y tímido, puesto que sabe que si ella se va la perderá irremisiblemente. La mejor idea que se le ocurre para impedir que la chica se vaya es involucrarla en un caso donde tendrán que enfrentarse directamente con la corrupción urbanística, con skinhead de mala follada, con robos, asesinatos, tiroteos  y… contra la propia torpeza natural de Martín Piñol.

Es la primera novela que me leo de este autor, hasta ahora le conocía por sus libros infantiles La cocina de los monstruos, libros con los que todo sea dicho, aprendí a hacer macarrones con queso. Es por eso que el cambio de registro me ha dejado totalmente sorprendido, aunque ya en La cocina de los monstruos se le intuye ese humor amargo y un poco descomedido.

Martín Piñol es un narrador con pulso firme, intercala gags de humor a lo largo de toda la historia, y sin embargo, cuando hay que dar otro registro, como el drama o la tensión, también lo logra. Su prosa es fluida, la historia está contada en primera persona por lo que estaremos siempre en la mente de Piñol, y los personajes están muy bien definidos.

La novela cumple con su función, que es la de proporcionarnos unas horas de divertimento (a veces incorrecto) viendo como el protagonista la caga una vez tras otra para intentar lograr que Alicia se quede con él, pero… ¿lo conseguirá?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *