Reseña: Así murió el poeta Guadalupe, de Cristina Fallarás

¿Os suena su nombre? Sí, os sonará porque Cristina Fallarás escribe genial.

He asistido a tertulias en las que ella estaba al micrófono. Tiene un aire así rebelde muy parecido a la princesa Mérida (ahora en cines); melena pelirroja, ojos verdes y una manera extraña de fumar un cigarrillo tras otro. Posee todas las características, tanto por su vestimenta como por su comportamiento, de en lo que en mi mente siempre ha revoloteado como una escritora de novela negra actual.

Así murió el poeta Guadalupe es una historia en primera persona sobre una extraña cinta que llega a la redacción de un periódico, la cual contiene una entrevista. En ella, sólo oímos una voz femenina que cuenta su vida en los últimos años de la dictadura franquista. Pero no se corta. Nos habla de muchas cosas más: torturas, las maldades del hombre en la guerra, la sin razón, bestialidad de los seres humanos en puntos crítocos… En definitiva, de vidas sin retorno. Resulta que la entrevista se está realizando en un sanatorio mental y alguien le ha borrado las preguntas. Conocemos así que la entrevistada vivió con un grupo de poderosos sudamericanos que desembarcaron en este país de tragedia. Personalmente la vida de ella va ligada a un norteamericano que al contrario de esperanza aporta ser un Mister Marshall sangriento. Aquí es donde la irracionalidad se apodera de ella y empieza su declive…

Con un estilo directo y una prosa ágil, Cristina Fallarás crea una primera novela que llegó a ser finalista del Premio Hammett en 2009. Una novela que publica Alianza Editorial y que conmueve bastante. En ocasiones puede llegar a dar miedo. Cristina Fallarás propone en Así murió el poeta Guadalupe un viaje a lo peor de nosotros. Una novela dura, llena de intrigas y sarcasmo que, como su titulo indica, acaba desvelando como murió aquel artista. Y a unas veinte páginas del final, todo el argumento da un giro de tuerca que nadie espera. Es más, la última página es casi una obra de arte.

Cristina Fallarás sigue en sus trece. Con su nueva novela, la escritora catalana acaba de ganar el Hammett de este año. Las niñas perdidas se postula como una muy buena novela negra a obtener. Pero como sé que sois curiosos y estáis bien entrenados, intentaréis empezar por el principio. Querréis saber como escribe está mujer. Si de verdad es tan buena. Y en lo breve, es donde se demuestra la intensidad que los escritores llevan dentro.

Así murió el poeta Guadalupe es una historia que se lee de una sentada. La intriga que consigue desde el principio engancha como engancha un cóctel sufrido de hielo, con 45º grados fuera, y mientras los demás se torran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *